8 eventos en vivo

Lukashenko acusa a oposición de desestabilizar situación con ayuda occidental

20 mar 2017
14h56
  • separator
  • comentarios

El presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, acusó hoy a la oposición democrática de intentar desestabilizar la situación en el país con ayuda de los países occidentales.

"Nos preocupan más lo intentos de caldear la situación dentro de Bielorrusia con ayuda de modernos métodos de lucha y oposición", dijo Lukashenko, según informó la agencia oficial Belta.

Lukashenko acusó de tales planes a la "quinta columna" y a los "descerebrados", los términos que el considerado último dictador de Europa suele utilizar para referirse a la oposición.

Denunció que los opositores, lo que incluye a los políticos bielorrusos exiliados en el exterior, son apoyados y financiados por "fundaciones y servicios secretos occidentales".

Con todo, insistió en que "eso no es un problema" y que las autoridades "se las arreglarán" para controlar la situación en el país.

Lukashenko, en el poder desde 1994, se refería a las protestas de las últimas semanas por la controvertida ley contra la vagancia, en virtud de la cual el Gobierno quiere castigar con un impuesto a los que trabajan menos de 183 días al año.

Lo que empezó siendo a principios de año una protesta tímida por la aplicación de dicha ley se ha convertido en un movimiento contestatario con manifestaciones en las principales ciudades del país: Minsk, Brest, Moguiliov, Gomel, Grodno y Vitevsk.

En Bielorrusia no se recuerdan protestas tan multitudinarias desde las manifestaciones contra el fraude electoral de 2010, que acabaron con la detención de más de medio millar de activistas opositores, incluidos varios candidatos a la presidencia.

"La mayoría de los manifestantes nunca había salido a la calle. La protesta es social, no política. Y es que el 90 por ciento de los bielorrusos creen que el impuesto es injusto y no están dispuestos a pagar", señaló a Efe Yaroslav Romanchuk, quien fue candidato a la presidencia en las elecciones de 2010.

Sólo unos 54.000 bielorrusos han pagado hasta ahora dichas multas, un 10 % del total de personas afectadas, estimado en poco más de medio millón, según calcula la prensa.

Muchos de los afectados por esa controvertida ley son personas con empleo que únicamente acuden a su puesto de trabajo una o dos veces a la semana, debido a la crisis económica, y reciben un sueldo insignificante.

Ante el cariz que tomaban las protestas, Lukashenko decidió el 9 de marzo modificar la ley, impuso una moratoria de un año al pago de dicho impuesto y prometió devolver el dinero a aquellos que encuentren trabajo en 2017.

En las últimas dos semanas varios opositores han sido detenidos en manifestaciones en las que también resultaron apresados periodistas, lo que provocó las protestas de la ONU.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad