2 eventos en vivo

G20: ¿Hacia dónde va Washington?

17 feb 2017
20h27
  • separator
  • comentarios

Dos días estuvieron reunidos en Bonn los ministros de Exteriores de las 20 mayores potencias para hablar de los conflictos que afectan al mundo. Sin embargo, aún no hay claridad sobre qué quiere la administración Trump.¿Qué significa para la solución del conflicto en Siria el cambio de gobierno en Estados Unidos? Esa fue una de las grandes preguntas de la reunión de ministros de Exteriores del G20 realizada en Bonn. El presidente Donald Trump apoya una aproximación con Rusia, que a su vez respalda militar, financiera y diplomáticamente al presidente sirio Bashar al Assad en su guerra contra una parte de su propio pueblo. Incluso Trump ha declarado que él podría tolerar que Assad permanezca en su cargo una vez que se alcance un eventual acuerdo de paz.

Tras sostener conversaciones con el secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, el ministro de Exteriores francés, Jean-Marc Ayrault, así como los representantes de Turquía y otros países árabes, el anfitrión, el titular de Exteriores alemán Sigmar Gabriel, aseguró que "todos con quienes me he reunido anhelan una solución política". El grupo se denomina "los afines" y fue creado por Francia. Rusia no pertenece.

El francés Ayrault reiteró su rechazo a que Assad tenga un rol en un futuro gobierno sirio. "El régimen de ese país sobrevive solo gracias a la ayuda externa. No será capaz de estabilizar todo el país por sí solo", aseguró. Ayrault también exigió a Rusia hacer valer su influencia para avanzar en una salida política. "Creemos que Rusia puede jugar un rol constructivo", dijo. Para ello, agregó, tanto Rusia como Irán deben dejar de ver a todos los miembros de la oposición como terroristas, para que de esta forma puedan jugar un rol más importante en las negociaciones de paz apoyadas por la ONU. De acuerdo con fuentes cercanas, el secretario Tillerson apoya esta demanda, aunque públicamente no hizo referencia alguna al tema.

Conversaciones cruciales sobre Siria

Gabriel también consideró importante señalar que "todos tienen que saber que la solución política debe alcanzarse bajo el amparo de Naciones Unidas en Ginebra", donde en las próximas semanas deberán comenzar nuevas negociaciones de paz. Esto significa que las realizadas bajo el abrigo de Rusia en Kazajistán no estarán en el centro del debate. No debe haber "negociaciones paralelas", dijo Gabriel. Los diálogos de Astaná solo debían consolidar el cese de las hostilidades y abordar cuestiones humanitarias, pero no buscar soluciones políticas del conflicto, como deseaba Rusia.

El asunto crucial sobre lo que busca el nuevo gobierno de Estados Unidos respecto al tema Rusia y Siria -que van de la mano- quedó sin respuesta en Bonn. El secretario de Exteriores Tillerson estuvo "muy comprometido", aseguró Gabriel. En qué dirección, eso no quedó claro. Hacia afuera, Tillerson se mantuvo prácticamente en silencio.

Gabriel: sin excluir a África

Otro tema de importancia abordado este viernes 17 de febrero en el G20 fue África. Directamente afectados por los movimientos migratorios, los países europeos demostraron un fuerte interés por la estabilización de dicho continente. Gabriel contó que "todos sentimos los efectos de problemas globales como el terrorismo, la migración, las catástrofes humanitarias, la escasez de agua, la guerra y la guerra civil". A su juicio, todo eso se puede solucionar "con colaboración y nunca con más exclusión". El ministro alemán aseguró que África es "un continente de oportunidades y futuro".

Esa es la versión oficial. ¿Pero qué piensan los colaboradores de las organizaciones de ayuda? Clara Brandi, del Instituto Alemán de Desarrollo, dijo a DW que "la presidencia alemana del G20 da una gran importancia al trabajo en conjunto con África, pero está por verse de qué forma esto quedará reflejado en las resoluciones de la cumbre que se realizará en Hamburgo en junio".

Cooperación total

Gabriel también se refirió indirectamente a la demanda estadounidense para que Europa invierta más dinero en su propia defensa. "No se debe reducir la política de seguridad y de paz al total de los gastos realizados en defensa. Si así fuera, no podríamos combatir ni el cambio climático ni la escasez de agua, tampoco la pobreza y las crisis que derivan en violencia y conflictos".

El ministro de Exteriores alemán dijo, tras reunirse con su par estadounidense, que es importante esforzarse para que Washington se comprometa en la lucha por resolver los conflictos internacionales. Al respecto no hubo divergencias. Sin embargo, tampoco hubo evidentes puntos de concordancia. Al final de los dos días de encuentros, Gabriel dijo a DW sus impresiones sobre Tillerson y la nueva administración estadounidense: "No hay ninguna razón para la sumisión ni tampoco para tener miedo. Como europeos tenemos también algo que ofrecer".

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad