0

Varea corta una oreja de ley de un bravo "victorino" en Arnedo (La Rioja)

18 mar 2017
20h08
  • separator
  • comentarios

El joven diestro Varea cortó una oreja de un bravo y buen ejemplar de Victorino Martín en la corrida celebrada hoy en Arnedo (La Rioja), en una tarde en la que Paco Ureña "pinchó" otra importante faena, mientras que Curro Díaz, con el peor lote, vio silenciadas sus dos labores.

FICHA DEL FESTEJO.- Toros de Victorino Martín, correctos presentación y de variado comportamiento. Los mejores, segundo y, sobre todo, sexto, aplaudidos ambos en el arrastre por bravos y buenos. noble pero de poco recorrido, el primero; exigente, el tercero; y deslucidos, cuarto y quinto.

Curro Díaz: pinchazo hondo y tres descabellos (silencio); y estocada (silencio).

Paco Ureña: tres pinchazos, media y tres descabellos (ovación tras dos avisos); y dos pinchazos y casi entera (silencio).

Varea: pinchazo y bajonazo (palmas); y estocada (oreja).

En cuadrillas, El picador Francisco Pons "Puchano" fue muy aplaudido tras la suerte de varas al tercero; y Raúl Martí y Diego Valladares saludaron tras banderillear al sexto.

La plaza registró tres cuartos de entrada en los tendidos del

----------------

VAREA SE DESTAPA

Curro Díaz se enfrentó en primer lugar a un toro que, ya de salida, apuntó muy poquito recorrido. Ya en banderillas empezó a frenarse el "victorino", lo que propició que a la faena de muleta, trufada de cositas sueltas de cierto aroma, le faltara continuidad y, sobre todo, contundencia.

No tuvo suerte con lote Curro Díaz, pues el cuarto tampoco fue nada franco, un toro que también se quedaba corto con el agravante, esta vez, que a mitad del embroque echaba la cara arriba. No estuvo nunca a gusto el de Linares, que acabó desistiendo tras probarlo únicamente por el pitón derecho. Lo mejor, la estocada final.

El primero de Ureña fue un buen toro, noble y repetidor, desplazándose, además, por abajo. El de Lorca, que ya gustó en las cinco verónicas con las que recibió al astado, diseñó una larga interesante labor de muleta, toreando con reposo, gusto y cadencia, y haciéndolo todo en muy poquito terreno a pesar de la tendencia del "victorino" de buscar los chiqueros al final de su lidia.

Tenía el triunfo en la mano, pero lo echó todo a perder con los aceros, dando tiempo a que sonaran hasta dos avisos.

El quinto, sin embargo, fue una "prenda", que se dice en la jerga. Toro áspero y mirón, que topaba los engaños más que embestir con el que fue imposible todo intento de Ureña.

Varea se las vio con un primer "victorino" que protagonizó un emocionante tercio de varas. Lo tenía todo a favor el castellonense, pero se le notó el poco rodaje que atesora para confiarse y, sobre todo, acoplarse con su antagonista, al que despenó de un bajonazo infame tras un pinchazo previo.

Pero en el sexto, en cambio, llegó lo más importante de la tarde. Fue éste también el toro más serio de la corrida, ovacionado ya de salida, y que cumplió con bravura en los dos encuentros que mantuvo con el caballo. Varea, como ya hiciera en su turno anterior, brilló con el capote, aunque lo mejor estaría aún por llegar.

Y es que Varea estuvo francamente bien con este toro, que fue muy exigente, pero al que entendió a las mil maravillas, dándole distancia y mostrando mucha firmeza para acabar brillando sobremanera en el toreo al natural, en series de mucho poder y mando para crear una perfecta armonía entre toro y torero. Faena a tener en cuenta de Varea que cortó una oreja tras una certera estocada.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad