0

La reforma de la estiba en España, un conflicto laboral con tintes políticos

17 mar 2017
14h02
  • separator
  • comentarios

Tras su histórica derrota parlamentaria, el Gobierno español se comprometió hoy a reanudar las negociaciones para la reforma de la estiba, un conflicto laboral que puede convertirse en una seria crisis política.

El Ejecutivo que preside el conservador Mariano Rajoy sufrió el jueves en el Parlamento un varapalo con apenas un precedente en la democracia española (el año 1979) cuando el Congreso de los Diputados rechazó, por mayoría, convalidar el decreto ley que pretende reformar el sistema de contratación de los estibadores en los puertos de España.

Hoy mismo, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, competente en este complicado conflicto político-laboral, ha mostrado su confianza en que la patronal del sector y los sindicatos lleguen a un acuerdo el próximo martes.

El Gobierno llevó su decreto ley al Parlamento para cumplir con una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que obliga a liberalizar el sector de la estiba portuaria, donde la contratación de los trabajadores está hoy en manos de asociaciones profesionales y sindicatos.

España fue condenada por la UE en 2014 a pagar 27.522 euros diarios, lo que supone una deuda, al día de hoy, de más de veinte millones de euros, si bien una segunda sentencia elevaría la multa a unos 134.000 euros diarios, pagaderos a partir de la semana que viene.

La oposición parlamentaria recurrió a su mayoría para rechazar el decreto argumentando que el Gobierno debería haber esperado a llevar al Congreso un acuerdo entre patronal y sindicatos que contentara a ambas partes.

El ministro de Fomento defendió hoy en una entrevista a una emisora local que la propuesta gubernamental es "generosa", que "no tiene precedentes en la historia reciente", y que ofrece a los estibadores "condiciones francamente garantistas para el mantenimiento del empleo".

De la Serna sostuvo que, si se llega a un acuerdo entre empresarios y trabajadores, no debería haber problemas para tramitar un nuevo decreto, aunque avisó de que éste no será muy distinto al ya rechazado porque el Gobierno tiene poco margen para cambiar el texto.

"No podemos -dijo- modificar el real decreto como nos venga en gana; no tenemos la capacidad de introducir en la ley cuestiones que incluso nos puedan parecer razonables. La Comisión Europea establece las limitaciones y debe dar el visto bueno al real decreto ley. Si no, no desistirá de la multa y caerá una segunda sentencia".

El Gobierno había ofrecido a los estibadores una oferta de última hora que consistía en prejubilaciones voluntarias con el 70 por ciento del salario. Pero no prosperó.

Los sindicatos de estibadores celebraron la derrota parlamentaria y desconvocaron una huelga que empezaba hoy mismo para dar tiempo a las negociaciones.

Queda por ver, pues, si hay acuerdo la semana próxima entre los empresarios y los trabajadores -que defienden el mantenimiento de sus empleos- para evitar la cuantiosa multa de la Comisión Europea por incumplir la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE.

Y también está en el aire la posibilidad de que el naufragio gubernamental en el Parlamento tenga consecuencias políticas.

El Partido Popular de Mariano Rahoy, si la mayoría absoluta de antaño, se quedó prácticamente solo en su defensa del decreto ley.

Con él no votó ni siquiera su socio principal, la formación política "Ciudadanos" (liberales), que apoyó a Rajoy para que fuera investido presidente el 29 de octubre de 2016.

Tampoco el PSOE (socialistas), primera fuerza de la oposición, respaldó esta vez al Gobierno, aún cuando sí lo han hecho para aprobar alguna ley de consenso en los últimos meses.

Además, al Gobierno le faltan, al menos de momento, apoyos parlamentarios para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado, prorrogados desde el 1 de enero de este año.

Ante este panorama, ya hay voces que dejan caer la posibilidad de que, considerando la debilidad parlamentaria que evidencia el partido en el Gobierno; considerando asimismo que el PP sigue siendo el primero en intención de voto, el resultando anime al presidente Rajoy a convocar unas nuevas elecciones.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad