Sucesos

publicidad
15 de septiembre de 2013 • 15:37

Las drogas y la inmigración ilegal: la otra cara del Paso del Estrecho

La Operación Paso del Estrecho (OPE), que anualmente se desarrolla en España para facilitar el tránsito de los emigrantes magrebíes que trabajan en Europa y veranean en sus países, también tiene asociados dos aspectos que suelen marcar su desarrollo: el tráfico de drogas y la inmigración irregular.

En un operativo establecido para facilitar el tránsito de más de 2 millones de emigrantes magrebíes es inevitable que se tengan que adoptar medidas policiales para evitar la comisión de delitos que están directamente asociados con la OPE, en este caso, la introducción de resina de hachís y de inmigrantes ilegales escondidos en vehículos.

Desde el 15 de junio a la jornada de hoy tanto en los puertos de Algeciras (Cádiz) como de Ceuta se activa un dispositivo de control contra esta "otra cara" de la OPE para impedir estos negocios clandestinos, especialmente en Ceuta debido a su condición de frontera con Marruecos, lo que favorece este tipo de actividades ilícitas.

Este año, según han informado a Efe fuentes policiales, los datos han vuelto a corroborar que la OPE también se emplea para promover estas actividades clandestinas: más de 2.000 kilos de hachís intervenidos y cerca de 200 inmigrantes interceptados son una muestra de esta situación.

Por un lado, los agentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional ponen especial énfasis en controlar la entrada de inmigrantes escondidos en los habitáculos de los turismos y furgonetas que cruzan la aduana marroquí.

Algunos emigrantes, para pagarse parte del viaje, esconden a inmigrantes subsaharianos, marroquíes o argelinos para conseguir un dinero extra, según ha dicho a Efe un agente policial.

Este año, durante la OPE, la Guardia Civil ha localizado a 624 inmigrantes que pretendían 'colarse' en los vehículos de estas personas cuando acababan de cruzar la frontera o bien cuando estaban en el puerto, siendo muchos de estos inmigrantes residentes en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI).

En estos casos, los agentes han impedido que los inmigrantes se introduzcan en los coches, procediendo a su traslado a la Comisaría.

Igualmente, se ha detenido a muchos inmigrantes escondidos en los vehículos de los emigrantes, aunque la cifra oficial no ha sido facilitada.

La Guardia Civil sí ha aportado el dato del tráfico de drogas: 2.200 kilogramos de hachís se han intervenido en Ceuta en este período con 173 personas detenidas y 140 vehículos interceptados.

La mayoría de los detenidos son marroquíes con residencia en distintos puntos de Europa que solían llevar entre 20 y 50 kilos en sus vehículos, aunque se han dado casos de intervenciones de 200 kilos y de 650 kilos.

Sin duda, las drogas y la inmigración ilegal suponen "la otra cara" de la Operación Paso del Estrecho, la cara más oculta y la que menos gusta.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.