publicidad
10 de febrero de 2012 • 16:40

Detenido un joven y su pareja por la agresión sexual a dos hijas menores de ésta

El Grupo de Menores de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Baleares, ha detenido este jueves en un pueblo de Mallorca a Jilmar G.A., de 25 años y de origen boliviano por la agresión sexual a las dos hijas de su pareja de 11 y 12 años. Igualmente, se procedió a la detención de la madre de las menores por un delito de omisión del deber de socorro.

 

El Grupo de Menores de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Baleares, ha detenido este jueves en un pueblo de Mallorca a Jilmar G.A., de 25 años y de origen boliviano por la agresión sexual a las dos hijas de su pareja de 11 y 12 años. Igualmente, se procedió a la detención de la madre de las menores por un delito de omisión del deber de socorro.

En un comunicado, la Jefatura Superior de Policía ha informado de que el pasado 4 de febrero y siguiendo el protocolo de actuación existente para víctimas de agresión sexual, el Servicio de Ginecología del Hospital de Palma, dio aviso sobre la posible agresión sexual sufrida por dos menores, que habían acudido al Centro acompañadas de su madre.

Las manifestaciones realizadas por la madre, tanto al indicativo policial desplazado hasta el hospital, como a los servicios médicos, culpaban a un compañero de piso de 25 años llamado Javier sin aportar más datos, negándose a interponer denuncia.

Ante la perplejidad de los policías actuantes por las manifestaciones de la madre, pusieron en conocimiento del Grupo especializado en menores GRUME de la Brigada Provincial de Policía Judicial los hechos ocurridos.

Así, tras tener conocimiento de los hechos, el GRUME, inició las investigaciones pertinentes para identificar y detener al presunto autor de los hechos, que resultó ser el llamado Jilmar, pareja sentimental de la madre.

Al parecer, los hechos llevaban sucediendo desde que la pareja sentimental de la madre se fue a vivir con ellas, hace unos seis años y siempre que su madre salía de casa y se quedaban a solas con su agresor.

Según manifestaciones de las menores, el detenido entraba en su la habitación y les obligaba a desnudarse, para a continuación agredirlas sexualmente, 'a pesar del daño que les provocaba y las súplicas de las menores para que no siguiese'.

Dentro de este tipo de actos sufridos por parte de las menores, existen actos de penetración vaginal, acompañados de castigos y amenazas en caso de no acceder a este tipo de peticiones. Así, cuentan las hermanas que en alguna ocasión, ante la negativa de cumplir con sus exigencias sexuales, les obligó a aguantar garrafas de agua de cinco litros por encima de sus cabezas, amenazándolas que si no les gustaba, tenían que cumplir con sus deseos.

Finalmente, el viernes 3 de febrero, cuando su madre les comunicó que por motivos de trabajo iban a estar más tiempo a solas con Jilmar, se armaron de valor y se lo contaron a su madre, que incrédula se las llevó al hospital parala realización de pruebas y comprobarlo.

Tras corroborarse en el hospital que las menores habían sido víctimas de unas presuntas agresiones sexuales, la madre les conminó a que dijesen que el autor era un chico llamado Javier y si decían otra cosa, irían a la cárcel por decir mentiras.

Pese a las manifestaciones de las niñas y la corroboración médica de los hechos, las niñas continuaron viviendo junto a su agresor, ante la actitud pasiva de la madre, hasta que este jueves por la mañana, una vez plenamente identificado por el GRUME, el mismo fue detenido en un pueblo de la Part Forana. De este modo, en las próximas horas pasará a disposición judicial.

Terra Noticias / Europa Press