5 eventos en vivo

Sánchez Camacho contradice a Aznar arropada por Rajoy y el grueso de su Gobierno en Madrid

25 oct 2012
12h11
actualizado a las 12h53
  • separator
  • comentarios

Cuando Artur Mas estuvo en Madrid hace unas semanas para ofrecer un desayuno informativo todo iba en contra suya. Nula representación del Gobierno más allá de la delegada Cristina Cifuentes, una fría despedida de los presentes con unos aplausos poco más allá de la cortesía formal y un ambiente claramente hostil. Alicia Sánchez Camacho ha encontrado, en el mismo foro y en un acto idéntico , una situación bien diferente. Presentada por el presidente del Gobierno y jaleada por la vicepresidenta y varios ministros , Sánchez Camacho ha hecho un discurso centrado en criticar precisamente a Mas. Y la respuesta recibida también ha sido diferente: un atronador y largo aplauso de los presentes , entre ellos gran número de empresarios madrileños .

Sánchez-Camacho contradice a Aznar

"¿Has visto cuántos empresarios catalanes han venido?", preguntaba en catalán un periodista a un compañero. "Ninguno", se respondía a sí mismo. Los empresarios catalanes se reunían anoche con Artur Mas , quien les pedía de paso que apoyaran su proyecto soberanista . La radiografía de la situación política catalana bien podría ser esa: Sánchez Camacho es agasajada, arropada y aplaudida por el Gobierno central y los empresarios de Madrid mientras Artur Mas tiene que buscar un trato así de cálido cantando el himno entre banderas independentistas en la Plaza de Cataluña. Buscar la misma respuesta invirtiendo los lugares parece imposible.

Sánchez Camacho ha contradicho dos veces el discurso de su propio partido . La primera y más llamativa, a Aznar, que anoche dijo que había que revisar el modelo autonómico . La líder del PP catalán se ha reconocido como "defensora convencida del modelo autonómico", modelo que cree que "hay que actualizar para reducir duplucidades y revisar aspectos como la financiación", pero "no recentralizar" . Mientras Rajoy, sentado a su derecha, ni mutaba el gesto.

¿Verbalizaba Sánchez Camacho lo que Rajoy no podía decir sin herir sensibilidades internas? Posiblemente sí, teniendo en cuenta que Sánchez Camacho, como el propio presidente ha dejado ver en su brevísima presentación, cuenta con su profunda simpatía. No en vano fue desde Génova desde donde se impulsó su candidatura hace más de cuatro años en detrimento de Montserrat Nebrera y de otros dos candidatos que se disputaban el puesto, entre ellos el hermano del hoy ministro del Interior.

En un guiño a los asistentes, Sánchez Camacho ha criticado la acción de Mas con los empresarios porque "ellos tienen que centrarse en lo que han hecho siempre, que es la creación de empleo". " Mas está adoptando cada vez más caracteres mesiánicos , no de gestor", ha continuado, para cerrar su lectura económica con la enumeración de cifras que ha recitado de memoria: los parados en Cataluña, su déficit, su volumen comercial... todo sin apenas mirar sus papeles. Y luego, la sentencia que seguramente le haya valido el aplauso final que le han dedicado los asistentes: " El separatismo es el peor enemigo de los catalanes, de los españoles, de nuestra prosperidad y de nuestra convivencia".

La otra negación ha sido para Basagoiti. Al contrario de lo que el líder del PP vasco ha repetido durante toda su campaña, identificando a Urkullu con Mas y con la estrategia independentista, Sánchez Camacho ha dicho que "el nacionalismo vasco se ha desmarcado del separatismo". De paso, a preguntas de la prensa, ha obviado responder a si iba a variar la estrategia del "discurso del miedo al independentismo" visto el resultado obtenido por el PP vasco, especialmente en Álava.

Su respuesta ha llegado en forma de un doble objetivo. El primero, combatir la crisis como "forma de combatir el discurso independentista de los que hablan para ocultar su pésima gestión ". El segundo, "la convivencia" frente a la " deriva rupturista", "la fiebre independentista" y el " desafío secesionista". Al contrario de lo que se dice, ha expresado, "en Cataluña no ha aumentado el nacionalismo estructural, sino el coyuntural: no hay más nacionalismo en lo ideológico o lo sociológico ", ha asegurado.

El discurso de la candidata popular se ha centrado en Artur Mas y CiU , en lugar de contra sus supuestos enemigos naturales, los socialistas. De hecho, les ha ofrecido "superar las diferencias ideológicas" , al tiempo que les reprochaba su " complejo " por no decir lo que ella, que ha repetido varias veces sentirse "orgullosa de ser catalana y española" , en ese orden.

"Aunque las formas parezcan suaves, Artur Mas parece querer convertirse en el nuevo Ibarretxe catalán ", proclamaba una Sánchez Camacho que, de paso, ha dado por buena la cifra de más de un millón de manifestantes en la Diada, cifra que Interior no suscribió. Tercera corrección a los suyos. "Se nos dice que la voz mostrada en una manifestación está por encima de la ley", ha dicho al respecto, en una proclama para el cumplimiento de las normas. Aunque eso le suponga "algo repugnante", como ha calificado la liberación del etarra Uribetxeberria a causa de su cáncer terminal.

Con esos mimbres la presidenta del PP catalán quiere plantar cara a un Artur Mas al que ha reprochado "la dimisión de sus responsabilidades sólo un año y diez meses después de formar gobierno". En su haber, el récord de diputados autonómicos nunca conseguido por los populares catalanes, con 18 escaños tras conseguir 384.019 votos, un 12,3% de los que hubo en 2010.

El récord en apoyos, sin embargo, sigue siendo el de 1999 , cuando también fueron la tercera fuerza con 421.752 votos, el 13,21% y un escaño menos de los que ella consiguió. ¿Quién tiene la marca a batir? Alejo Vidal-Quadras, hombre fiel al mismo Aznar al que Sánchez Camacho ha replicado, y a quien desautorizó públicamente tras insinuar que la Guardia Civil podría tomar el mando de los Mossos d'Esquadra. Las urnas dirán, de aquí un mes, cuál de las dos variedades del PP tiene mayor predicamento en Cataluña.

Terra

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad