5 eventos en vivo

Nueve claves para saber qué puede pasar en las elecciones vascas

8 oct 2012
11h55
actualizado el 20/10/2012 a las 21h06
  • separator
  • comentarios

Las elecciones vascas de este domingo fijarán, sea cual sea el resultado, un nuevo mapa político en la región . El motivo: la aparición de una coalición de izquierda abertzale casi diez años después de la ilegalización de Euskal Herritarrok. Estas son nueve claves que pueden determinar el resultado de las urnas.

Los principales candidatos a las elecciones vascas, de izquierda a derecha PP, EA, EH Bildu, UPyD, PSOE y PNV
Los principales candidatos a las elecciones vascas, de izquierda a derecha PP, EA, EH Bildu, UPyD, PSOE y PNV
Foto: Terra


1. Fin de una época

El primer gobierno no nacionalista de Euskadi toca a su fin . La coalición entre PSOE y PP que permitió la investidura de Patxi López como primer lehendakari no nacionalista del País Vasco se rompió al poco de nacer . ¿Qué ha obligado a López a convocar unas elecciones anticipadas? La falta de apoyos una vez roto el acuerdo con los populares y la evidencia de que, a tenor de los resultados de las elecciones municipales y generales de 2011 , el Parlamento vasco no representaba el mapa político vasco real. El resultado: según los dos sondeos publicados hasta la fecha, el PSOE pasaría a ser la tercera fuerza política con 14 escaños ( según el CIS y una encuesta del diario Gara ), 11 menos que hace tres años.



2. Desgaste desigual

Euskadi es una de las regiones donde menos factura puede pasar al PP la gestión económica del Gobierno ya que el mensaje de los populares en la región no tiene tanto que ver con la gestión económica y la crisis, sino con su postura frente al debate soberanista , que Antonio Basagoiti ha hecho suyo con afirmaciones como que su partido es la única "alternativa a la ruptura" . Sin embargo el mensaje parece no calar tanto como antaño, cuando el PP vasco de Mayor Oreja en 2001 sumó 19 escaños y se convirtió en la segunda fuerza política vasca , ya que los sondeos dan al PP de Basagoiti entre 9 y 11 escaños, por los 13 que obtuvo en 2009.


3. Diez años después de Euskal Herritarrok

La mayor novedad que aportarán estas elecciones es la vuelta de la izquierda abertzale como partido legal a unas autonómicas , lo que augura una enorme acogida si se atiende a los resultados obtenidos por Bildu en las últimas elecciones municipales y por Amaiur en las elecciones generales, en ambos casos erigiéndose como segunda fuerza con uno de cada cuatro votos. Para dar una idea de la irrupción recordar que el récord hasta ahora lo tiene Euskal Herritarrok, que logró 14 diputados en 1998 , mientras que los sondeos pronostican que EH Bildu obtendría hasta un 50% más de escaños, entre 21 y 22 .

Hay tres factores que hacen pensar que EH Bildu, nueva marca abertzale, mantenga dichas marcas. Primero, la izquierda abertzale casi siempre ha conseguido sus mejores resultados en épocas de tregua (salvo HB a finales de los 80). Segundo, el suelo electoral abertzale es de los más sólidos que hay según se ha observado con la enorme presencia de votos nulos durante los años en los que sus marcas electorales fueron ilegalizadas . Y tercero y más importante, como sucediera con Euskal Herritarrok en 1998, EH Bildu no es un partido, sino una amplia coalición que ha conseguido reunir a la izquierda abertzale clásica, pero también al sector nacionalista de Eusko Alkartasuna y de Izquierda Unida, además de a Aralar , escisión de Herri Batasuna que rechaza la violencia y cuya adhesión al proyecto fue interpretada como una garantía a cuenta de fracturar la formación .



4. Lucha de modelo más que lucha ideológica

El espacio electoral vasco siempre ha estado dividido en cuatro partes de mayor o menor tamaño según la época, dos de ellas de izquierdas, dos de derechas, dos nacionalistas y dos no nacionalistas . Este equilibrio ha ido cambiando con la entrada puntual de otros partidos, algunos encajables en ese esquema como Eusko Alkartasuna en el bloque nacionalista o Ezker Batua en el de izquierda, y otros eventuales que según los sondeos desaparecerán en estos comicios, como UPyD que logró un diputado en 2009 y se enclavaría en el bloque no nacionalista.

Pero si los sondeos se confirman la entrada de la izquierda abertzale en el esquema electoral autonómico modificaría sustancialmente el mapa: entre PNV (entre 26 y 27 escaños) y EH Bildu (entre 21 y 22) sumarían casi dos tercios de los escaños , dando una enorme mayoría a la opción nacionalista aunque sea de signo contrario. El vuelco es tal que una hipotética unión de los dos principales partidos nacionales sumaría, según las encuestas, entre 23 y 25 escaños, apenas para igualar a la segunda fuerza política.



5. Una victoria para el que aguante

Hablar de un resurgimiento del PNV es mentir dos veces. En las últimas elecciones el PNV no perdió escaños, sino que sumó uno más y, para estas, no se espera que gane apoyos, sino que los pierda. Es el mapa electoral el que le daría la victoria, gracias a la caída de PSOE y PP y a que los jetzales mantendrían más o menos sus escaños: de los 29 de 2005 a los 30 de 2009 y los 26-27 que se pronostican para estas elecciones. Pierde, sí, pero pierde mucho menos que la suma PSOE-PP .

La diferencia esta vez es que el principal rival del PNV no son PSOE y PP como la última vez, sino los abertzales, que además de ser segunda fuerza compiten por un mismo espacio nacionalista aunque de ideología diferente. El hecho, además, de que el PNV vuelva a ser la fuerza más votada y, aun lejos de la mayoría absoluta, tenga más fácil buscar apoyos que EH Bildu hace que sea más que probable que vuelvan a ocupar la lehendakaritza.

Mientras, el PSOE acusa al PNV de querer pactar con EH Bildu , el PNV dice que es el PSOE el que quiere pactar con los abertzales ... y ellos dicen que hablarán con todos .



6. ¿Voto oculto?

Los analistas describieron en las últimas elecciones celebradas en Euskadi, las municipales y las generales, un voto oculto que impulsó a Bildu y Amaiur . Sería un voto de personas que tradicionalmente no han apoyado a la izquierda abertzale, pero que emitieron un voto 'solidario' con una corriente ideológica a la que se ha privado de formación política durante más de una década. Esa corriente cobra sentido atendiendo a que la llamada Ley de Partidos tiene en Euskadi mucho menos apoyo popular del que tiene en el resto de España, especialmente dadas las críticas de ONGs como Amnistía Internacional .

Ese voto 'solidario', impulsado también por la campaña de ataque que llevaron a cabo las fuerzas nacionales, podría ahora cambiar de sentido. Basagoiti, candidato del PP, apela a esa 'mayoría silenciosa' que asegura que no quiere abrir debates secesionistas y que podría movilizarse visto el resurgimiento del tema en Cataluña y su previsible contagio a Euskadi. Ese voto 'oculto', que escapa a las mediciones de los sondeos, podría modificar las expectativas generales.



7. Declaraciones de principios

La forma en la que se ha afrontado el arranque de campaña se puede interpretar como una declaración de intenciones de los candidatos. En el caso del PSOE, por ejemplo, el lehendakari es el cabeza de lista por Álava , cuando lo más normal es que el candidato a la presidencia se presente por Vizcaya, de donde López es natural ¿Por qué Álava? Porque fue la única provincia en la que el PSOE fue la fuerza más votada y porque, posiblemente, se busque mantenerla. Anecdótico fue el lugar donde el PNV inició su campaña: en la Plaza de Cataluña de San Sebastián , justo en un momento en el que el debate soberanista pasa por el Govern de CiU, partido 'hermano' de los jetzales .

EH Bildu tuvo en Vitoria, capital de la provincia menos nacionalista de Euskadi, su último acto de precampaña y en Bermeo, localidad ubicada en el área donde el PNV es más poderoso y en la que el PSOE también tiene fuerza por ser una antigua zona industrial, la primera de campaña. ¿Por qué? Porque el voto abertzale es de los más fieles y constantes y no necesita tanto reafirmarlo como buscar nuevos apoyos. Al otro lado del espectro político, el primer acto de UPyD tras la inauguración de la campaña fue en Madrid, igual que el último acto del candidato del PP, que fue arropado en Madrid por Rajoy antes de volver a Euskadi para iniciar la campaña electoral.



8. Partidos a la sombra

En este escenario con cuatro opciones políticas más o menos destacadas caben pocos invitados más. UPyD ha tenido un diputado autonómico durante toda la legislatura, pero los sondeos no pronostican que pueda mantenerlo a pesar de que gran parte de su mensaje está destinado a las autonomías donde el debate nacionalista es más intenso, autonomías en las que paradójicamente no suele tener buenos resultados.

Izquierda Unida se presenta más desunida que nunca , con tres frentes distintos. Por una parte Alternatiba se escindió y pasó a integrarse en la coalición abertzale . Por otra, Ezker Batua ha dejado de ser la marca 'oficial' de la federación nacional, que ha pasado a apoyar a Ezker Anitza. Las perspectivas ante tanta división no son halagüeñas, según las encuestas.



9. Pactos

Tomando por buenos los sondeos, que dan al PNV como primera fuerza política , cabría hablar del complicado escenario poselectoral que tendría Euskadi. El PNV tendría la ventaja de que su principal rival, EH Bildu, tiene casi imposible pactar con ninguno de los otros grandes partidos vascos, lo que le podría permitir gobernar en solitario. Además, vista la ruptura entre PSOE y PP tras tres años de Gobierno, parece complicado que pueda reeditarse un acuerdo de Gobierno que, según las encuestas, tampoco sumaría escaños suficientes.

Pero ¿por quién podría decantarse el PNV en caso de querer pactar? Dado que el PP se ha negado en redondo a cualquier posibilidad de pacto con los jetzales, tendría dos opciones. La primera, pactar de forma puntual con EH Bildu priorizando un programa secesionista, lo que parece poco probable para un partido a priori moderado que como máximo habla de Euskadi como "nación europea" . La segunda, pactar de forma puntual o estable con el PSOE , sumando una amplia y estable mayoría con un partido nacional que, además, podría necesitar al PNV para un hipotético futuro apoyo de cara a unas elecciones generales.

No sería, además, la primera vez que PNV y PSOE comparten Ejecutivo en Euskadi , algo que ya sucedió en dos legislaturas diferentes, entre 1991 y 1998, con Ardanza como lehendakari y Jáuregui como vicelehendakari. Algunos medios ven en la hipotética salida de Patxi López de Euskadi tras las elecciones como el paso adelante para que Rodolfo Ares pactara como vicelehendakari de un Gobierno del PNV .

Terra

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad