Una niña siria, la fotografía del año para Unicef