publicidad
16 de mayo de 2012 • 16:45

Una investigación demuestra que Texas se equivocó de persona en una ejecución

Carlos DeLuna recibió la pena capital por el asesinato de Wanda López, que fue atracada y apuñalada en su lugar de trabajo - La investigación sostiene que el verdadero asesino fue un amigo suyo, muy parecido físicamente a él.

 

Una publicación de la Universidad de Columbia ha publicado los resultados de una investigación en la que se prueba que el hispano Carlos DeLuna fue ejecutado en Texas por un crimen que no cometió él, sino un tocayo y amigo suyo, muy parecido físicamente a él.

Carlos DeLuna recibió en 1989 la pena capital por el asesinato de Wanda López, que fue atracada y apuñalada en su lugar de trabajo. López pudo contactar con el teléfono de emergencias en el momento de ser asaltada. Minutos después, DeLuna fue encontrado por la policía debajo de una camioneta y llevado a la tienda, donde un testigo le identificó como el hispano que vio saliendo del establecimiento tras el asesinato.

Desde el primer momento y hasta que fue ejecutado, seis años después, DeLuna sostuvo su inocencia y declaró que había sido confundido con el verdadero asesino, su tocayo Carlos Hernández. Sin embargo, la investigación policial ignoró dicha afirmación.

Ambos Carlos tenían antecedentes penales y habían pasado la noche juntos. El parecido físico de los dos era tal que, cuando años después, en 2004, un detective que retomó el caso visitó a un cuñado de Hernández, éste identificó a su familiar en una foto, que en realidad era de DeLuna. Hernández cometió numerosos crímenes después de la muerte de Wanda López, en varios de los cuales se empleó una navaja como la utilizada para matarla. Además, Hernández solía jactarse públicamente de ser el asesino de López.

El caso fue cerrado con la detención de DeLuna y la emisión por televisión de la conversación mantenida a través del teléfono de emergencias. Nunca se reveló una segunda grabación en la que testigos describían al asesino como vestido con ropa de colores, bigote y sin afeitar, en contradicción con la descripción de DeLuna.

Opositores a la pena capital como la directora de la Coalición de Texas para la Abolición de la Pena de Muerte, Kristin Houlé, han afirmado que este informe impresionará hasta a los partidarios más acérrimos de este castigo. El estudio mantiene que es común pensar que "las peores injusticias ocurren en casos que envuelven los peores desequilibrios de estatus y poder, como por ejemplo un latino o afroamericano pobre y sin educación por la muerte de un pilar de la comunidad blanca local". 

Terra Noticias / EFE