publicidad
07 de mayo de 2013 • 17:08

La causa de la explosión de la fábrica de fertilizantes de Texas fue la concentración de nitrato de amonio

 

La explosión en una fábrica de fertilizantes de la localidad de West, en Texas, que el pasado mes de abril provocó la muerte de catorce personas, se debió a la concentración de nitrato de amonio en la planta, según ha informado este martes la portavoz del Departamento de Bomberos del estado de Texas, Rachel Moreno.

"Nuestros investigadores han sido capaces de determinar el punto exacto del inicio del fuego examinando el edificio, y sabemos que la causa del explosión fue el nitrato de amonio", ha declarado Moreno. "Lo que no sabemos exactamente es por qué se produjo", ha añadido.

El Departamento de Bomberos ha dirigido las investigaciones de la explosión del pasado 17 de abril junto con el Departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF), una agencia federal de seguridad de Estados Unidos.

Además de como fertilizante, el nitrato de amonio puede servir para fabricar explosivos o bombas artesanales cuando se mezcla con carburante, como en el caso de la masacre de Oklahoma, en 1995, en la que murieron 168 personas. Sin embargo, en sí mismo, el nitrato de amonio resulta relativamente poco explosivo.

Esta sustancia, uno de las más utilizadas por los grupos terroristas, fue empleada por Anders Behring Breivik, el autor confeso de la matanza del 22 de julio de 2011 en Noruega, para fabricar la bomba que explotó en el centro de Oslo.

ALTAS CANTIDADES DE NITRATO DE AMONIO

La fábrica de fertilizantes de Texas acumuló el año pasado 1.350 veces más cantidad de nitrato de amonio del permitido, lo que normalmente desencadenaría una investigación del Departamento de Seguridad Nacional estadounidense (DHS, por sus siglas en inglés).

Una persona familiarizada con las operaciones del DHS ha asegurado que la empresa dueña de la fábrica, West Fertilizer, no informó a la agencia gubernamental sobre el fertilizante, cosa que está obligada a hacer, ya que se trata de una sustancia empleada en la fabricación de bombas.

Las fábricas y los almacenes de fertilizantes deben informar al DHS cuando acumulan 181,82 kilogramos o más de nitrato de amonio. Los documentos presentados este año ante el Departamento de Servicios Sanitarios del estado de Texas, documentos que no fueron compartidos con el DHS, muestran que el año pasado se almacenaron en la planta 270 toneladas de dicha sustancia.

Europa Press