Policía busca respuestas tras matanza en EEUU

Un padre acompaña a sus hijos mientras policías estatales aseguran la zona donde ocurrió un tiroteo en la Escuela Primaria Sandy Hook, en Newtown, Connecticut, que dejó 27 muertos, 20 de ellos niños, el viernes 14 de diciembre de 2012.  Foto: Jessica Hill / AP
Un padre acompaña a sus hijos mientras policías estatales aseguran la zona donde ocurrió un tiroteo en la Escuela Primaria Sandy Hook, en Newtown, Connecticut, que dejó 27 muertos, 20 de ellos niños, el viernes 14 de diciembre de 2012.
Foto: Jessica Hill / AP
 

Los investigadores intentaban determinar por qué un joven brillante pero terriblemente difícil asesinó a 26 niños y adultos en una escuela primaria de Connecticut, en tanto que la comunidad local retiraba el sábado con tristeza algunas decoraciones navideñas e intentaba sobreponerse a lo ocurrido.

La tragedia ha motivado reflexión y pesar en todo el mundo. Las familias de las víctimas comienzan los preparativos para los funerales, hasta lugares tan distantes como Puerto Rico; diversos gobiernos extranjeros envían condolencias y grupos de personas efectúan vigilias en diversas partes de Estados Unidos. Un alto número de las víctimas ni siquiera habían mudado sus dientes de leche.

En medio del dolor, han surgido las historias de heroísmo, como el relato sobre la directora de la escuela primaria Sandy Hook que perdió la vida cuando se lanzó sobre el atacante armado, Adam Lanza, en un intento por someterlo.

La policía no ha aclarado qué propició lo que se ha convertido en la matanza con el segundo número más alto de víctimas en una escuela en la historia de Estados Unidos, aunque el teniente de la policía estatal Paul Vance dijo que los investigadores habían encontrado "muy buena evidencia, que podrán utilizar para armar el panorama completo: el cómo y, más importante, el por qué" (de lo ocurrido). No abundó en mayores detalles.

Sin embargo, otro funcionario policial, que solicitó el anonimato, dijo que los investigadores no han encontrado nota o manifiesto alguno que perteneciera a Lanza y que esperaban aparecería, como en otras matanzas, incluida la ocurrida en 2007 que dejó 33 personas muertas en el Tecnológico de Virginia.

El misterio se ha agudizado después de que las autoridades educativas de Newtown dijeron que no había vínculo alguno entre la madre de Lanza y la escuela donde ocurrió la matanza, en contradicción con las versiones noticiosas según las cuales la progenitora era maestra del lugar.

Los investigadores dijeron que creen que Adam Lanza fue hace muchos años alumno de la escuela primaria Sandy Hook, pero no se explican por qué se dirigió el viernes al lugar.

Lanza mató a tiros a su madre, Nancy Lanza, en la casa en la que vivían; tomó el vehículo de la señora y se dirigió a la escuela con al menos tres armas que pertenecían a su progenitora; ingresó en el lugar y abrió fuego en dos salones de clase, dijeron las autoridades. En cuestión de minutos, Adam Lanza mató a 20 niños y seis adultos, y se suicidó.

El sábado, el forense en jefe, doctor H. Wayne Carver, dijo que todas las víctimas de la escuela murieron de disparos de rifle, algunas a muy corta distancia, y todas al parecer fueron blanco de más de un disparo.

Las seis personas adultas asesinadas en la escuela eran mujeres. De los 20 menores asesinados, ocho eran niños y 12 niñas, y todos tenían entre seis y siete años.

A la pregunta de cuántos disparos se hicieron, Carver dijo que "yo tendría suerte si pudiera decir cuántos he encontrado".

Newtown quedó inmersa en el luto y se sumó al mapa trágico de localidades que han sido escenario en los últimos años de matanzas colectivas a tiros que atizan de manera intermitente la polémica nacional sobre el control de las armas de fuego, aunque con pocos resultados. Newtown es una pintoresca comunidad de Nueva Inglaterra, tiene 27.000 habitantes y hermosas casas coloniales con aceras de ladrillo rojo.

Diversos letreros en la ciudad decían "abrace hoy a un profesor", "por favor, oren por Newtown" y "el amor nos ayudará a superar el trance".

"Las personas en mi vecindario sienten pena de que sea Navidad. Comenzaron a retirar decoraciones", dijo Jeannie Pasacreta, sicóloga que orienta a los padres que tienen problemas para dirigirse a sus hijos.

La lista de los fallecidos fue difundida el sábado, aunque en esta localidad muy unida, casi todos parecían conocer a alguna de las víctimas.

Los fallecidos incluyen a la directora Dawn Hochsprung, que era muy estimada, y de quien las autoridades dicen que intentó detener la matanza y pagó con su vida; la sicóloga de la escuela que tal vez habría ayudado a los sobrevivientes a superar la tragedia; una profesora que estaba muy contenta de que la habían contratado este año; y una niña de seis años que se acababa de mudarse de Canadá a Newtown.

"La semana entrante será horrible", dijo el presidente del consejo legislativo de la localidad, Jeff Capeci, debido a los numerosos funerales que tendrán lugar ahí. "Horrible, una semana antes de la Navidad", apuntó.

Los activistas por un control más estricto de armas renovaron de inmediato su demanda de nuevas leyes. El más destacado fue el alcalde de Nueva York Michael Bloomberg quien dijo en un comunicado que "pedir una acción importante" no es suficiente. "Necesitamos actuar de inmediato. Ya hemos escuchado toda la retórica".

___

Contribuyeron a este despacho los periodistas de The Associated Press Jim Fitzgerald, Bridget Murphy, Pat Eaton-Robb y Michael Melia, en Newtown; Adam Geller, en Southbury, Connecticut; y Stephen Singer, en Hartford, Connecticut.

AP AP - The Associated Press. Todos los derechos reservados.

Este material no puede ser copiado, transmitido, reformado o redistribuido.