0

Mas pide un Estado propio para Cataluña ante la fatiga mutua con España

13 sep 2012
13h07
  • separator
  • comentarios

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha pedido hoy en Madrid un Estado propio para Cataluña porque durante décadas ha intentado que el Estado español fuera el suyo pero no fue posible y ahora el proceso para la transición ya está en marcha.

En un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum, Mas ha hecho estas declaraciones después de que ayer se comprometiera a construir "estructuras de Estado" para Cataluña, con la "soberanía fiscal" como primera estación del camino hacia la "plenitud nacional", tras la multitudinaria manifestación independentista del pasado martes en Barcelona.

Mas ha precisado que con sus planteamientos no se están "subiendo al monte de una manera improvisada", porque lo que ocurre es que ha llegado el momento de entender que "Cataluña necesita el instrumento de un Estado" porque se ha producido un "sentimiento de fatiga mutua" con España.

A su juicio, el resto del territorio no entiende que desde Cataluña "se ayuda todo lo que se puede, incluso más", mientras que la sensación en España es que sólo piden y se quejan.

Mas se ha planteado si el conjunto de España puede llegar a aceptar que Cataluña es una nación porque si se parte de ahí "muchas cosas se pueden resolver", mientras que si se niega la evidencia no se resolverán.

Por ello ha advertido del peligro de "minimizar" lo que está ocurriendo, ya que, según ha dicho, se cometería un "grave error" si se pensara que se trata de una "fiebre al final del verano y que la temperatura va a bajar rápidamente".

"El mandato de la población no se puede ignorar, al revés, hay que escucharlo y además encajarlo en el sentido de que lo peor que puede hacer un gobernante es cortar las alas de la ilusión de un pueblo. Lo dije y lo repito: Me identifico con el clamor popular", ha comentado Mas sobre la manifestación.

Mas ha ido desgranando las aportaciones hechas por Cataluña al Estado español desde la Transición, ha comparado lo que está ocurriendo entre Cataluña y España con lo que está pasando entre Europa del Norte y Europa del Sur, en el sentido de que están cansadas la una de la otra.

Ha precisado que Cataluña quiere resolver pacíficamente, democráticamente y de forma estrictamente europea el futuro, al tiempo que ha insistido en su apoyo al proyecto europeo porque los catalanes no se han vuelto "locos" y al reclamar un "instrumento de Estado" lo piden dentro de un marco europeo.

"El futuro de Europa es de los estados que representan naciones", ha aseverado Mas, que en todo momento ha insistido en que Cataluña es una nación que quiere estar en Europa y en el euro.

Ha resaltado la vocación milenaria europea de Cataluña y ha reconocido que no hay precedentes en la UE de un proceso similar pero ha recalcado que "no tendría sentido que por unas normas rígidas no se pudiera adaptar la realidad a una realidad cambiante".

Preguntado por si hay plazos para la independencia de Cataluña, ha dicho que es imposible ponerlos porque toda transición tiene sus ritmos, aunque ha añadido que a partir de la reunión del día 20 con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, verá cómo se concreta el calendario.

Asimismo, no ha descartado adelantar las elecciones en Cataluña, previstas para el 2014, si "la situación fuera difícilmente gobernable" o si el pacto fiscal no avanzara o se comprobara que no tiene posibilidades, y ha recordado que la pretensión de Cataluña, es salir del régimen común de la LOFCA, porque no tiene sentido estar ahí.

También ha señalado que Cataluña está pidiendo la soberanía fiscal sin cortar las corrientes de solidaridad, aunque revisándolas, y ha precisado que tiene el mandato del Parlamento catalán de plantearlo en el encuentro con Rajoy.

Ha defendido que Cataluña es una nación -algo que se podría comprobar a su juicio fácilmente si se convocara una consulta en este territorio- y ha explicado que es "como un río que intenta recuperar su cauce".

A la cuestión sobre la posibilidad de que se suspenda su autonomía por la aplicación del articulo 155 de la Constitución, ha dicho que "no puede llegar a juzgar una medida de ese calibre" que no arreglaría el problema y sería "una sinrazón absoluta".

Sobre si Cataluña estaría más cómoda en un Estado federal, ha dicho que el problema es que fuera de su autonomía "nadie cree en la España federal".

Asimismo, no cree que los productos catalanes puedan sufrir un boicot porque ello "formaría parte del lenguaje de una España que ya no debería existir".

"Pase lo que pase, el nivel de relación entre Cataluña y España tiene que ser muy intenso", ha subrayado.

Sobre cómo quiere ser recordado, ha dicho que "quisiera ser un digno eslabón más de una cadena de presidentes en la que todos han dejado huella" y ha recordado que es el 129 presidente de la Generalitat.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad