Venezuela.- Miles de personas inundan las grandes avenidas de Caracas para arropar a Maduro en el cierre de campaña

 

Miles de personas han inundado este jueves las principales avenidas de Caracas para acompañar al candidato del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) a las elecciones presidenciales que se celebrarán el próximo domingo, Nicolás Maduro, en el cierre de su campaña electoral.

Aunque el inicio del acto electoral no estaba previsto hasta las 17.30 horas (23.00 horas en España), miles de simpatizantes del PSUV, ataviados con la 'franela roja', se han concentrado en las calles capitalinas desde primera hora de la mañana.

"Saliendo para Caracas. Me dicen que están de punta a punta las siete avenidas. El cierre de campaña presagia vientos de victoria. Viva Chávez", ha escrito el candidato oficialista a través de la red social Twitter.

"Ya en (el aeropuerto internacional de) Maiquetía subiendo a Caracas a vivir La Revolución. Cierre gigante de campaña. Que nadie se engañe: vamos triunfar Venezuela", ha seguido narrando desde @NicolasMaduro.

Maduro ha recorrido en un camión las siete grandes avenidas que vertebran el centro de Caracas dándose un auténtico "baño de pueblo" --como han destacado los medios de comunicación oficiales--, en medio de la gran marea roja.

El candidato oficialista ha estado acompañado en su recorrido por su esposa y ex procuradora general de la república --cargo al que tuvo que renunciar por las aspiraciones presidenciales de Maduro--, Cilia Flores, y por líderes destacados del PSUV y del Gobierno.

Maduro ha partido del Palacio de Miraflores --residencia presidencial-- y ha paseado por las siete grandes avenidas caraqueñas: Urdaneta, México, Baralt, Fuerzas Armadas, Lecuna, Universidad y Bolívar, estrechando las manos de sus seguidores.

Finalmente ha llegado a la avenida Bolívar, donde se ha subido a una gran tarima --en la que hasta ese momento había cantantes amenizando la espera-- para dirigirse a sus miles de simpatizantes, para pedirles el voto el próximo domingo.

En la tarima le esperaba el ex futbolista argentino Diego Armando Maradona, vestido con una camisa roja con el número 10 en la espalda. Los dos se han abrazado y 'El Pelusa' ha lanzado al público balones de fútbol con su autógrafo.

Además, se han soltado cientos de pájaros, en memoria de Chávez, ya que Maduro aseguró que se le había aparecido en forma de "pájaro chiquitico" para bendecir su aspiración presidencial. El candidato oficialista se ha quedado con dos pájaros y se ha colocado uno en cada hombro.

EL PUEBLO DE CHÁVEZ

"Estamos llegando a un punto del camino al que no pensábamos que íbamos a llegar. Es la primera vez en la historia de la revolución bolivariana que llegamos sin él. Este es el pueblo de Chávez, este es el puesto de Chávez", ha dicho, en alusión al difunto presidente.

El mandatario interino ha apuntado que su "desaparición física" no significa el fin de la revolución bolivariana. "Ahora es que hay Chávez para rato en la historia futura de esta patria libre e independiente que es Venezuela", ha sostenido.

Incluso ha señalado a una posible sucesión dinástica. "Llegará el tiempo en que al 'Gallito' (uno de los nietos del difunto jefe de Estado) le pondremos la banda presidencial y seguirá el legado de Chávez", ha augurado.

Además, ha destacado su vinculación al líder bolivariano. "No recuerdo un día de mi vida que no trabajé para apoyar a Chávez. Lo acompañé en el MBR-200. Allí conocí a mi compañera de vida, Cilia Flores", ha recordado.

En este sentido, ha aclarado que no concurre a las elecciones presidenciales "porque sea un ambicioso de poder". "Yo no estoy aquí porque me mantengan los cheques de la burguesía rancia caraqueña. No soy un ambicioso personalista", ha enfatizado.

En este momento, ha decidido proyectar un vídeo recogiendo las declaraciones que hizo Chávez el pasado 8 de diciembre, cuando anunció su recaída en el cáncer y pidió al pueblo venezolano que eligiera al entonces vicepresidente como su "sucesor", "en caso de que él faltara".

"GOLPE DE ESTADO"

Maduro se ha mostrado seguro de que el próximo domingo se alzará con la victoria, "con al menos 15 de diferencia". "Yo ya estoy preparado para ser su presidente y gobernar con el legado de Chávez", ha confesado.

No obstante, ha advertido de que la oposición "se está preparando para desconocer los resultados electorales". "Si 'caprichito' desconoce los resultados electorales, yo llamo al pueblo a hacer lo mismo que hicimos el 13 de abril de 2002", ha dicho, en alusión al principal candidato opositor, Henrique Capriles.

Así, ha urgido a "los colectivos de los barrios" a estar en "alerta máxima", pero "sin caer en provocaciones". "Si nos buscan para un golpe de Estado, profundizaremos más la revolución bolivariana. Les aplicaremos la Constitución y la ley", ha apuntado.

PLAN PATRIA

Sobre su futuro programa de Gobierno, Maduro ha indicado que continuará con el Plan de la Patria, "redactado de puño y letra por el presidente Chávez". "Seguiremos con todo lo que propuso nuestro líder", ha aseverado.

En concreto, ha prometido desarrollar las llamadas misiones, que han conseguido sacar de la pobreza a millones de venezolanos. "La Misión Ribas, la Misión Sucre, la Misión Vivienda y una nueva misión para mejorar el servicio eléctrico", ha detallado.

Asimismo, ha prometido "poner el foco en el tema de la seguridad". "Yo voy a ser el presidente de la seguridad", ha dicho, tocando una de las cuestiones que han centrado la campaña electoral, debido a la excesiva violencia en las calles venezolanas.

Maduro también se ha comprometido a "declarar la electricidad como servicio de seguridad de Estado". "La voy a militarizar para proteger al pueblo", ha adelantado, aludiendo a los supuestos "sabotajes" de "la derecha" para provocar apagones eléctricos.

PRESIDENTE "DE TODOS"

Horas antes, en una entrevista radiofónica, Maduro ha querido subrayar que, de alzarse con la victoria, será el presidente "de todos y de todas". "Le tenderé la mano a todos los venezolanos, incluso a los que no voten por mí", ha aseverado.

CITA ELECTORAL

Tras la muerte del presidente Hugo Chávez, ocurrida el pasado 5 de marzo después de una larga batalla contra el cáncer, el Gobierno se ha visto obligado --por mandato constitucional-- a convocar elecciones presidenciales en un plazo de 30 días.

Según los sondeos sobre intención de voto, Maduro se impondría al candidato presidencial de la Mesa de Unidad Democrática (MUD), Henrique Capriles, por un margen de entre 10 y 17 puntos porcentuales, mientras que los otros seis aspirantes opositores apenas tendrían opciones.

La cita electoral ha generado una gran tensión en Venezuela y en la región, debido al apoyo económico de Caracas a sus vecinos, ya que podría traducirse en un cambio de Gobierno tras 14 años de 'chavismo' que podría llevar también a una ruptura social.

Europa Press