Latinoamérica

publicidad
25 de octubre de 2012 • 10:47 • actualizado a las 10:51

Una joven brasileña subasta su virginidad por 600.000 euros y uno ruso por 2.300 euros

Los dos jóvenes que han subastado su virginidad por internet, como acción del documental 'Virgins Wanted'
Foto: Virgins Wanted
 

Una joven brasileña y un chico ruso han subastado sus virginidades por unos 600.000 y por 2.300 euros respectivamente.

Catarina Migliorini es una joven brasileña de 20 años que decidió subastar al mejor postor su virginidad para, supuestamente, poder construir una ONG y "ayudar a los pobres". A través del documental 'Virgins Wanted', Catarina narra su experiencia antes y después de su primera relación sexual.

Según cuenta la agencia AFP, Catarina Migliorini será "entregada" a su comprador, un postor japonés, a bordo de un avión con destino a Australia, y luego la pareja "consumará" en las próximas semanas en un lugar que permanece en secreto.

"Catarina está extremadamente contenta. Habló con sus más allegados en Brasil y estaban muy alegres por ella", explica el organizador de la venta.

La joven declaró tras la subasta que "veo esto como una empresa, te permite viajar, rodar un documental y ganar dinero", añade. "Si haces esto una sola vez en tu vida, no eres una prostituta", declara la joven.

El contrato entre Catarina y el comprador de su virginidad, identificado como "Natsu", estipula que este último deberá utilizar un preservativo, no pueden usarse juguetes sexuales y deberá someterse a exámenes médicos para saber si está afectado con enfermedades venereas, precisa el organizador, segun informa la agencia AFP. Migliorini también deberá pasar un test para demostrar que es virgen.

Según informa The Huffington Post, el productor del documental ve "complicado" que una asociación benéfica acepte el dinero de Catarina, "sabiendo de dónde viene". Además, se muestra "esceptico" ante la donación, ya que "Catarina siempre me ha dejado claro que esto era un negocio para ella".

En el caso del joven ruso, la postora fue una brasileña que ofreció por su virginidad unos 2.300 euros, cifra muy por debajo del dinero que ofrecieron por Catarina.

Agencias Terra Terra