Latinoamérica

publicidad
14 de septiembre de 2012 • 04:46

Samsung construirá primera planta de fertilizantes en Bolivia

Bolivia firmó el jueves un contrato de 844 millones de dólares con Samsung Engineering para la construcción de una gigantesca fábrica de úrea y amoniaco que marcará el ingreso del gigante surcoreano a la industria de fertilizantes de Latinoamérica.

El complejo, financiado totalmente con un crédito del Banco Central de Bolivia a la petrolera estatal YPFB, entrará en funcionamiento en el último trimestre del 2015, dijeron autoridades que calificaron al proyecto como uno de los pilares de industrialización del empobrecido país.

Aseguraron que la planta a levantarse en el departamento central de Cochabamba utilizará como materia prima 1,4 millones de metros cúbicos diarios de gas natural, sin afectar las vitales exportaciones de ese producto a Argentina y Brasil, que alcanzaban este año un volumen máximo combinado de 45 mmmcd.

"Esta es la inversión pública más grande desde la fundación de la república en 1825 (...), a veces me da miedo tomar decisiones de tantos millones de dólares", dijo el presidente indígena Evo Morales en el acto de firma realizado en la ciudad central de Cochabamba y transmitido por la televisión estatal.

Samsung Engineering, que ha montado diversas industrias en varios continentes pero no había ejecutado hasta ahora grandes obras en Latinoamérica, dijo en un comunicado que iniciaba en Bolivia "un proyecto histórico (...) que marca su entrada a Latinoamérica".

El gigante surcoreano, que firmó un contrato llave en mano, cree hallar en Bolivia una gran oportunidad de negocios de mutuo beneficio, dijo su representante, Jae Youl Kim.

"Nuestra experiencia en ingeniería, procura y construcción de megaplantas de fertilizantes en Vietnam, Arabia Saudita y otro sinnúmero de proyectos pueden dar fe de la capacidad de Samsung Engineering", afirmó.

Añadió que la planta que construirá en Bolivia, con una capacidad de producción de 420.000 toneladas métricas de amoniaco y 650.000 toneladas de úrea al año, utilizará tecnología de la estadounidense KBR y de la japonesa Toyo.

El financiamiento sin precedentes del BCB fue destacado por Morales como fruto de la nacionalización de hidrocarburos que decretó en 2006 y que ha permitido multiplicar por ocho las reservas internacionales del país, hasta unos 13.000 millones de dólares.

El BCB, que en los tres últimos años ha otorgado 3.000 millones de dólares a las estatales de petróleo y electricidad, financia la planta de úrea y amoniaco con un préstamo concesional pagadero en 25 años, con un interés de sólo 0,96 por ciento, dijo el presidente de YPFB, Carlos Villegas.

Señaló que hasta el 90 por ciento de los fertilizantes de la nueva industria será exportado a Argentina y Brasil.

(Reporte de Carlos A. Quiroga, Editado por Patricia Avila)

Reuters en español Reuters - Esta publicación incluye información y datos que son de propiedad intelectual de Reuters. Queda expresamente prohibido su uso o el de su nombre sin la previa autorización de Reuters. Reservados todos los derechos.