Latinoamérica

publicidad
09 de mayo de 2013 • 07:07

La nueva presidenta del TSJ dice que "en los próximos días" se resolverán los recursos de impugnación

 

La nueva presidenta del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela, Gladys Gutiérrez, ha anunciado que "en los próximos días" se conocerán las resoluciones de los recursos presentados por la Mesa de Unidad Democrática (MUD) para impugnar las elecciones presidenciales del pasado 14 de abril.

"En los próximos días estarán teniendo conocimiento de las decisiones que han solicitado los ciudadanos venezolanos", ha dicho Gutiérrez, interrogada sobre los recursos de impugnación, en la rueda de prensa que ha dado tras ser elegida.

Los 32 magistrados de la Sala Plena del TSJ se han reunido para elegir a la nueva cúpula del alto tribunal. Tal y como adelantaron ayer fuentes judiciales a la prensa venezolana, Gutiérrez ha sustituido a Luisa Estella Morales en la Presidencia y ha sido ratificada al frente de la Comisión Judicial.

Por su parte, la magistrada Deyaniara Nieves y el magistrado Fernando Vegas Torrealba asumirán la primera y la segunda vicepresidencia del TSJ, respectivamente.

Al frente de la Sala Electoral estará Vegas; de la Sala de Casación Penal, Nieves; de la Sala de Casación Civil, Yris Peña Espinoza; de la Sala de Casación Social, Luis Franceschi; y de la Sala Político Administrativa, Emiro García Rosas.

De esta forma se pone fin al mandato de Morales, muy criticado por su estilo personalista, por paralizar los proyectos para garantizar la titularidad de los juzgados y acabar así con la interinidad, y por, según la oposición, perseguir a líderes sindicales.

En cuanto a Gutiérrez, además de procuradora general, ha sido embajadora en España y cónsul general en Madrid. Desde 2010 formaba parte de la Sala Constitucional del TJS.

La renovación de la cúpula del TSJ se produce justo cuando el alto tribunal deberá decidir sobre los dos recursos que ha presentado la MUD para impugnar las elecciones presidenciales del pasado 14 de abril.

Su decisión será clave ya que podría poner fin a la crisis política o podría agravarla, dado que el Gobierno ha asegurado que defenderá su victoria electoral y la oposición ha amenazado con acudir a instancias internacionales.

Europa Press