Europa

publicidad
30 de mayo de 2013 • 16:22

Merkel y Hollande en terreno minado en el museo del Louvre

El presidente francés François Hollande y la canciller alemana Angela Merkel desean mostrar un acuerdo sin fallas entre sus dos países, y el jueves decidieron visitar juntos en el museo del Louvre una exposición sobre el arte alemán que desató polémica.

La escapada cultural de los dos estadistas para visitar la exposición "De Alemania (1800-1939), de Friedrich a Beckmann" debía dar un brillo artístico a las celebraciones del 50 aniversario del tratado de reconciliación franco-alemán del Elíseo que los dos países organizan desde el principio de este año.

Pero la operación no dio el resultado esperado. La canciller conservadora alemana y el presidente socialista francés recorrieron una exposición que reproduce, según la prensa alemana, todos los clichés sobre el romanticismo negro de Alemania que llevaron ineluctablemente al nazismo.

El respetado semanario alemán Die Zeit fue el primero en criticar ásperamente esa exposición, denunciando un "escándalo político-cultural".

Compuesta de más de 200 obras, la exposición puede visitarse hasta el 24 de junio.

El diario conservador Frankfurter Allgemeine Zeitung (FAZ), estimó que el Louvre confeccionó "su propia historia de Alemania, y esa historia confirma todos los clichés del vecino sombrío y romántico-peligroso".

El periódico, uno de los títulos más prestigiosos de la prensa alemana, considera "problemático" el final del recorrido de la exposición, que muestra un extracto de la película "Los dioses del estadio" de Leni Riefenstahl, cineasta que fue allegada a Adolf Hitler y estuvo fascinada por el Tercer Reich.

La embajadora de Alemania en Francia, Suzanne Wasum-Rainer, rechazó la polémica. "En un contexto de crisis europea, atribuir al Louvre la intención de resaltar la 'vía particular' que llevó a Alemania a la política de exterminio nacional-socialista, es equivocarse sobre la voluntad, la erudición y el compromiso del conjunto de los actores implicados en este proyecto", dijo.

"Esas declaraciones tratan de crear un escándalo político-cultural que no tiene razón de ser", añadió.

AFP AFP - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.