publicidad
05 de abril de 2013 • 18:58

Explosión de solidaridad entre argentinos tras inundación

 

Los gestos solidarios se siguen multiplicando este viernes entre los argentinos convocados a sumarse a una gran operativo de distribución de alimentos, colchones y medicinas para paliar las necesidades de miles de damnificados del trágico temporal e inundación, que dejó 59 muertos, 51 de ellos en la ciudad de La Plata, 63 km al sur.

"Acá estamos todos abrazando a los que perdieron todo. Los jóvenes se están integrando cada vez más a esto, más allá del pensamiento religioso, político, seas punk o lo que sea", dijo a la AFP Yamila Anze, 26 años, con vestimenta negra y ojos pintados de violeta.

Anze, que se autodefine como 'gótica' y fue scout en su infancia, llegó en la madrugada a la Catedral de Buenos Aires, donde hasta hace un mes oficiaba misa el ahora Papa Francisco, para sumarse al operativo montado para recibir miles de donaciones por la entidad no gubernamental Red Solidaria, que luego traslada a La Plata.

El Papa donó 50.000 dólares a la Arquidiócesis de La Plata para que sean destinados a la ayuda de emergencia a las víctimas de las inundaciones, informó la Agencia Informativa Católica Argentina (AICA).

Desde las escalinatas de la Catedral, frente a la Plaza de Mayo, a cien metros de la Casa Rosada (gobierno), arrancó este viernes hacia La Plata el octavo camión lleno de mercancías, colchones y ropa.

"Ahora se necesitan agua, mucha agua mineral, leche 'larga vida', agua lavandina (cloro), detergente. La gente trae colchones y ropa", apunta la joven que recibe en un costado de la Catedral un nebulizador y un purificador de agua que alguien donó.

Decenas de personas hacen fila y entregan sus bolsas y cajas de cartón con mercancías, en tanto algunos paran sus vehículos unos minutos en doble y triple fila para hacer entrega de su donación.

"Soy mensajero, compré tres bidones de agua mineral y los traje. Es lo que puedo", dice a la AFP Henry Rodríguez al parar su moto para entregar rápidamente su donación antes de seguir su recorrido laboral.

Con dos grandes bolsas de ropa de adultos y calzados de niños que trajo desde la periferia oeste, Laura Espósito, 45 años, sintetiza: "hay que ayudar, hay una necesidad de un montón de gente".

Nadie quiere quedarse afuera del envión solidario: organizaciones deportivas, partidos políticos, sindicatos, centros culturales.

Uno de ellos es el Parque Roca de Buenos Aires, donde dejan sus donaciones los espectadores de la serie por cuartos de final entre Francia y Argentina por la Copa Davis de tenis.

"La respuesta de la gente es buena, recibimos más de lo que esperábamos, y muchos preguntan qué es lo que más hace falta para traer cosas mañana", explicó a la AFP Ana Moglianesi, representante de la Ong "1 minuto de vos", a cargo de las donaciones en la sede de la Copa Davis.

La mítica Bombonera del popular club Boca Juniors también se transformó en centro de recepción de colchones, ropas, medicinas y agua mineral.

"Observo otro nivel de solidaridad organizada. Parece que hay una cultura solidaria mucho más profunda", dijo a la AFP Juan Carr, presidente de la Red Solidaria, una ong con una larga y reconocida trayectoria por su labor en las emergencias.

Según Carr, la reacción social fue positiva ante el temporal que se abatió el martes sobre Buenos Aires y luego se trasladó a La Plata, donde este viernes aún quedan unos 400 evacuados, de los 2.500 que llegó a haber en el pico de la inundación.

"La comunidad postergó los arduos debates políticos para colaborar con la población afectada y esto es un signo de madurez política. En muchos lugares las juventudes políticas están trabajando juntas", afirmó el dirigente social.

Decenas de artistas están convocando a recitales solidarios para este fin de semana, entre ellos el popular León Gieco, así como el grupo uruguayo de rock No te va a gustar.

En La Plata, una coqueta ciudad de 900.000 habitantes, comercial y de intensa vida estudiantil por su prestigiosa universidad pública, y capital de la provincia de Buenos Aires, el principal distrito argentino, también se multiplican los centros de recepción y entrega de donaciones.

Voluntarios de la Cruz Roja y Cáritas trabajan codo a codo junto a trabajadores de organismos oficiales, militantes políticos y miembros de las fuerzas de seguridad.

"Hay 400 camiones que están llegando con donaciones. Quiero agradecer las miles de voces silenciosas, de todos los niveles, de organizaciones sociales, empresarias, de todo el arco político, y de tanta gente de todos los rincones del país, que han mostrado una gran sensibilidad", dijo Daniel Scioli, gobernador de la provincia de Buenos Aires.

Las autoridades no han difundido datos globales sobre la ayuda recibida.

AFP AFP - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.