América Latina

publicidad
21 de diciembre de 2012 • 15:46

¿Destino de inversiones en 2013? China, Japón y el bloque BRICS

 

Con el aroma de la recuperación global en el aire y una abundante liquidez proveniente de los bancos centrales, los inversores alistarán sus valijas en el 2013 en dirección a China, a los miembros del BRICS Brasil y Rusia, a la durmiente Japón e incluso en busca de un poco de sol del Mediterráneo.

Por supuesto que encontrar consenso sobre los diez mejores destinos de inversión para el próximo año no puede ser una ciencia exacta.

A menudo lo más simple es evitar al mejor desempeño del año anterior, revisar los antecedentes de los países rezagados y apostar por un repunte dependiendo del ciclo económico. Examine las tasas de crecimiento económico subyacentes, los factores de cambios en política y estará en el camino correcto.

Y luego de cinco años de una crisis global que mantuvo a todos nerviosos, los administradores de fondos de Occidente, que son más conservadores, ni siquiera pensarán en salir de sus países sin al menos algunas consideraciones básicas. Muchos inversores quedarán solos entonces para hacer negocios en nuevas y exóticas fronteras.

De modo que la base para buena parte de las proyecciones del 2013 es una suposición clave de que la zona euro no colapsará, que Estados Unidos evitará el "abismo fiscal" de alzas de impuestos y recortes de gastos y que la economía de China logrará un aterrizaje suave en su ritmo de expansión económica.

Si ninguno de estos factores genera alarma -y usted no pretende quedarse agazapado en casa- es posible surfear en la ola de liquidez de bancos centrales de este año y la inyección de dinero por parte la Fed y de los entes emisores de Fráncfort, Tokio y Londres.

ATENTOS A CHINA Y BRICS

Sondeos de Reuters sobre los mercados globales de nuevo apuntan a un renacimiento del bloque de BRICS. Luego de dos años en los que los mercados de los cuatro gigantes emergentes - además de Sudáfrica - tuvieron un mal desempeño pese a sus elevadas tasas de expansión económica, el viejo ardid de impulsar al alza al que ha caído parece imperturbable.

El sufrido índice Shanghai Composite de China - una de las pocas bolsas que todavía está en rojo este año, con una baja del 25 por ciento respecto de inicios del 2011 y todavía a menos de la mitad de su punto más alto del 2007 - es fácilmente el destino favorito para los administradores de fondos, con proyecciones promedio de ganancias del 17 por ciento.

En un sondeo de Reuters esta semana a unos de los 55 mayores administradores de activos en el mundo, el de Shanghai fue además el principal mercado emergente elegido entre más de dos tercios de los consultados.

"Desde la perspectiva de la valoración y dado el cambio de ciclo, el mercado de activos chino - que sorprendentemente arrojó cifras negativas este año - es uno de los que se destaca", dijo Philip Poole, jefe de estrategias de HSBC Global Asset Management.

Las bolsas Sensex de Mumbai, Bovespa de Sao Paulo y RTS de Moscú también están entre los cinco destinos favoritos de inversión en el sondeo de Reuters, con una estimación de avances del 14 al 15 por ciento en el 2013.

Pero esa fue la misma proyección de este año y ninguno terminó en los primeros cinco lugares con mayores incrementos. Sin embargo, los pesos pesados del BRICS todavía parecen estar lejos de tirar la toalla.

JAPON DESPERTARIA

En tanto, la sorpresa del Año Nuevo en los cinco primeros puestos fue el índice japonés Nikkei, una visión que posiblemente será reforzada tras la victoria electoral de la semana pasada del conservador Partido Liberal Democrático, dado su compromiso de acelerar agresivamente su lucha contra la deflación doméstica.

Incluso Jim O'Neill, el presidente de Goldman Sachs Asset Management que acuñó la sigla BRIC hace una década, considera que Japón sería uno de los mercados con un desempeño destacado en 2013, aunque resaltó que había que tomar precauciones sobre el yen, debido al rol clave que tendrá la debilidad de la moneda nipona en ayudar a la recuperación económica y a los mercados.

"Existe una extendida creencia de los mercados de que si el yen se debilita, uno tiene que estar en el Nikkei y obviamente con una orientación en las exportaciones", dijo a clientes.

"Pero si el yen se deprecia por bases fundamentales de economía doméstica, y los inversores creen que hay grandes posibilidades de mayor deterioro, entonces posiblemente habrá más activos domésticos japoneses en los cuales enfocarse", aseveró.

Los principales destinos de inversión de O'Neill incluyen a China y Rusia en los puestos uno y dos, respectivamente. Sin embargo, ve cierto brillo del Mediterráneo desde Italia y España, parte de la atribulada periferia de la zona euro que el Banco Central Europeo ha prometido defender a toda costa.

La promesa del BCE de intervenir, el constante progreso de los gobiernos de la zona euro para ajustar sus presupuestos y los avances en torno a una unión bancaria del bloque efectivamente removieron el riesgo de un colapso del euro, transformando los prospectos para sus mercados.

(Reporte adicional de Andy Bruce, Ingrid Melander, Alice Baghdian. Editado en español por Marion Giraldo)

Reuters en español Reuters - Esta publicación incluye información y datos que son de propiedad intelectual de Reuters. Queda expresamente prohibido su uso o el de su nombre sin la previa autorización de Reuters. Reservados todos los derechos.