Noticias

publicidad
20 de abril de 2013 • 16:01 • actualizado a las 17:47

Hay 14 plantas de fertilizantes federadas en España

Las normas europeas de seguridad son de las más estrictas del mundo. La explosión de una fábrica en Texas se saldó con la muerte de 35 personas.

[Infografía: ¿Dónde están las fábricas en España?]

La explosión de una fábrica de fertilizantes en Estados Unidos, en la que según las autoridades habrían muerto al menos 35 personas, ha puesto a estas plantas en el foco de todas las miradas. Son varias las dudas que se plantean: ¿Con qué tipo de sustancias se trabaja en ellas para que pueda haber una explosión de tal envergadura? ¿Cuántas hay en España? ¿Son seguras? ¿Cuál es el protocolo de seguridad? ¿Son peligrosas para las poblaciones cercanas?

En España existen 14 plantas de fabricación de fertilizantes federadas (ver gráfico).  Se encuentran en Asturias, País Vasco, Navarra, Aragón, Castilla y León, Cataluña, Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha y Andalucía.

Terra se ha puesto en contacto con Fertiberia, una de las más importantes (posee cinco fábricas en la Península), que, a través de un comunicado, ha querido tranquilizar a la población y dejar claro que sus instalaciones "son plenamente seguras y no representan ningún riesgo para las comunidades en las que la compañía está presente". Además, explica que "está sometida a una estricta normativa europea en materia de seguridad". 

Estas plantas en España no sólo se rigen por procedimientos y sistemas de seguridad regulados por la normativa española vigente, sino que además han de cumplir con las normas europeas, que en este aspecto son de las más estrictas del mundo.

El incidente de Seveso

En 2012 la legislación se endureció y la UE introdujo la llamada directiva Seveso III, relativa al control de los riesgos inherentes a los accidentes graves en los que intervengan sustancias  peligrosas.

Recibe este nombre por el trágico accidente ocurrido el 10 de julio de 1976 en Seveso, una localidad del norte de Italia. En la fábrica de cosméticos de la multinacional Hoffmann-La Roche se produjo la rotura de una válvula que causó una situación de extremada toxicidad. No hubo que lamentar víctimas mortales pero provocó "daños permanentes a cientos de personas, el sacrificio de 75.000 animales y 18 hectáreas de terrenos contaminados", según aseguran los ecologistas.

Normativa estricta

Sustancias Peligrosas
Foto: UE

La normativa Seveso III recoge que "cuando la presencia en los establecimientos de sustancias peligrosas sea superior a determinadas cantidades, el industrial debe proporcionar información suficiente a la autoridad competente para que puedan identificar el establecimiento, las sustancias peligrosas presentes y los peligros potenciales". 

También indica que las empresas deben tener planes de emergencia interiores y exteriores para casos graves, y que "es necesario que las políticas de ordenación territorial u otras políticas pertinentes aplicadas en los Estados miembros garanticen distancias adecuadas entre dichas zonas y los establecimientos que presenten tales peligros".

Además, la normativa cuenta con un listado (ver foto) de todas las sustancias peligrosas que se emplean estas plantas y las cantidades que no se deben sobrepasar.

Testigos en Texas: 'Era como una zona de guerra'Haz clic para ver el video en Terra TV
Testigos en Texas: "Era como una zona de guerra"

Peligrosidad de los fertilizantes

Los abonos son "fertilizantes y explosivos a la vez", ya que entre sus componentes tienen nitrato amónico, explica Antonio Guerrero, catedrático de Química Inorgánica de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). 

A nivel general, en las fábricas de fertilizantes se utilizan compuestos inorgánicos bastantes peligrosos, como el ácido nítrico o el ácido sulfúrico", ha añadido.

Según explica, el nitrato amónico es un producto muy utilizado por los grupos terroristas como componente en la fabricación de bombas e incluso se han dado casos de robos en almacenes dada la capacidad para provocar deflagraciones de los fertilizantes.

Asegura que el nitrato amónico puede provocar explosiones y que, tras la deflagración, se produce una nube contaminante de gas -su fuerte olor es característico- que, en contacto con el agua, es "muy agresiva", porque puede provocar quemaduras.

En España, el último incidente relacionado con una planta fertilizante se produjo el 17 de febrero de 2005 cuando se declaró un incendio en la torre de refrigeración de la planta industrial de Fertiberia ubicada en el Polo Químico de la capital onubense.

Terra