actualizado a las 15:32

Testimonio de un pasajero del vuelo de Ryanair: "Pensé que me moría"

Foto subida a Twitter por @DeividBetancor. Foto: @DeividBetancor
Foto subida a Twitter por @DeividBetancor.
Foto: @DeividBetancor
 

Algunos de los pasajeros del vuelo de Ryanair que ha tenido que regresar al aeropuerto de Barajas por una despresurización de la cabina han relatado los momentos de tensión vividos durante el viaje y se han quejado a los medios de comunicación de la manera de actuar de la compañía irlandesa tras el incidente.

Deivid Betancor, uno de los pasajeros, ha relatado en su Twitter personal los momentos de pánico que han sufrido tras detectarse problemas en el avión.

"Os lo juro, pensé que hoy moría en el vuelo...Estoy de los nervios... ¡Esto es muy fuerte! Acabo de pasar el miedo más grande de mi vida. ¡Os recomiendo no coger Ryanair nunca! ¡Mascarillas en pleno vuelo!", ha escrito Betancor en la red social.

El pasajero, que fotografió algunos de los momentos críticos durante el aterrizaje (ver fotogalería), se ha quejado también de que la compañía les dejara "tirados como borregos" en el aeropuerto madrileño tras el incidente.

"No nos han dado ni un vaso de agua"

Terra ha podido contactar con otro de los viajeros, Jorge Jerez, quien ha relatado que "algunos de los pasajeros, después de aterrizar, vieron al comandante con la cara desencajada" y se ha quejado de la "indiferencia de la compañía", que no les puso a nadie a su disposición, demostrando un "desprecio absoluto al pasajero", y no les dieron ni "un vaso de agua".

"Nada más despegar, sentimos un fuerte ruido en el motor pero nadie le dio importancia. Cuando ya alcanzó altura el avión y se estabilizó, de repente, empezó a descender y se abrieron las marcarillas. Había un olor muy fuerte y mucha confusion general", ha indicado Jerez , quien ha asegurado que las únicas explicaciones que daban al pasaje "eran en inglés"

El pasajero también ha relatado que el avión "fue descendiendo en etapas" y que "había gente a la que no le funcionaban la mascarilla" pero que a pesar de esto "el pasaje se mantuvo calmado en todo momento".

El avión de Ryanair, que se dirigía a Gran Canaria, regresó a Barajas una hora después de despegar por problemas técnicos. El piloto de la aeronave comunicó a la torre de control que regresaba al aeródromo madrileño, de donde había salido a las 07.15 horas, debido a un problema de despresurización de la cabina.

Terra