publicidad
10 de julio de 2012 • 13:49 • actualizado a las 14:05

Inés del Río, una histórica de ETA con más de 30 asesinatos

Foto: EFE en español
 

Inés del Río Prada tuvo un papel destacado durante los años más duros de ETA. Nacida en la localidad navarra de Tafalla en 1958, fue una de las integrantes del histórico 'Comando Madrid' junto al que participó en algunos de sus atentados más sonoros. La etarra, conocida como 'Nieves' o 'Pequeña', está condenada a más de 3.000 años de cárcel por la autoría de una treintena de asesinatos, pese a lo cual ha recibido la noticia de que Estrasburgo ha instado a que sea indemnizada y puesta en libertad por habérsele aplicado la doctrina Parot.

Nacida en la localidad navarra de Tafalla en 1958, Inés del Río Prada estuvo detrás de una larga lista de atentados en Madrid. En 1985 asesinó al coronel Vicente Romero y su chófer, además de un Policía Nacional. Ese mismo año asesinó al vicealmirante Escrigas y también participó en el atentado de la plaza de la República Argentina, en el que murió un ciudadano estadounidense.

Un año más tarde participó en los asesinatos de Sáenz de Ynestrillas, el coronel Vesteiro y un soldado. Ese mismo verano fue una de las autoras del atentado de la plaza de la República Dominicana de la capital, en el que murieron 12 guardias civiles.

Logró escapar de una operación de las fuerzas especiales en la que cayeron seis de sus compañeros, entre ellos De Juana Chaos o Tortiño Arranz. Su carrera delictiva continuó hasta que finalmente fue detenida  en Zaragoza en 1987 cuando trabajaba en el acopio de información sobre posibles nuevos objetivos de los terroristas.

En 2006 fue trasladada por el Gobierno a la cárcel de Dueñas, en Palencia, en un movimiento que se interpretó como un intento del Ejecutivo de Zapatero de compensar a los etarras que evidenciaran su distanciamiento con la cúpula terrorista.

Ese mismo año se le aplicaron beneficios penitenciarios por unos estudios realizados en la Universidad del País Vasco que la Guardia Civil investigó tras detectar algunas irregularidades en su expediente académico. Gracias a esos beneficios penitenciarios iba a salir en libertad en 2008, pero la aplicación de la doctrina Parot hizo que su liberación se pospusiera hasta 2017. Hoy Estrasburgo ha instado a su liberación inmediata, lo que posibilita que una treintena de etarras en su misma situación puedan seguir sus pasos.

Terra