publicidad
19 de junio de 2013 • 18:00 • actualizado a las 20:37

El santuario de Lourdes, inundado

La crecida del río Gave de Pau, fruto de las lluvias de los últimos días y del deshielo, ha inundado la gruta de este centro de peregrinación

Cierran el santuario de Lourdes por graves inundacionesHaz clic para ver el video en Terra TV
Cierran el santuario de Lourdes por graves inundaciones
 

Las fuertes inundaciones que están afectando al suroeste de Francia han provocado el cierre del santuario mariano de Lourdes y han obligado a evacuar a los peregrinos de los hoteles cercanos. El santuario ha comunicado, además, que quedan suspendidas todas la peregrinaciones programadas para estos próximos días.

La crecida del río Gave de Pau, fruto de las lluvias de los últimos días y del deshielo, ha inundado la gruta a la que casi 6 millones de peregrinos de todo el mundo, muchos de ellos gravemente enfermos, acuden anualmente en busca de una cura milagrosa. Es un gran centro de peregrinación desde que una adolescente francesa, Bernadette de Soubirous, tuvo una visión de la Virgen María en 1858.

El alcalde de Lourdes, Jean-Pierre Artiganave, ha indicado al canal de televisión BFM que el santuario ubicado al pie de los Pirineos franceses no volverá a abrir hasta que pueda ser garantizada la seguridad. El portavoz de la diócesis, Mathias Terrier, ha aclarado que esto no ocurrirá antes del fin de semana.

Los servicios de rescate evacuaron a centenares de personas de los hoteles vecinos, con especial interés en trasladar a los peregrinos debilitados y enfermos. La copiosa lluvia en toda la región inundó el centro de varias poblaciones y aumentó el caudal del río Pau, por lo que fue necesario cerrar varias carreteras.

Inundaciones "excepcionales"

"Necesitamos más refuerzos en el área para encarar las inundaciones, que realmente son excepcionales", ha reconocido el ministro del Interior Manuel Valls durante su visita este miércoles a Lourdes. Ha agregado que los días de lluvias continuas y el derretimiento de la nieve empeoraron las inundaciones, dejando a varios poblados aislados.

La página en Internet del santuario, que incluye varios edificios y una gruta, muestra escenas dramáticas de la inundación.

Foto: AFP

El martes se cancelaron las misas gradualmente. Una a una, las entradas al santuario fueron acordonadas. Las tomas de vídeo en directo de la gruta dejaron de funcionar y después fue cortada la electricidad.

"Una visión apocalíptica en la iglesia de Santa Bernadette, donde la gran parte movible corre peligro de derrumbarse. El agua ha superado la escalinata del coro", indica un aviso.

Los responsables del santuario creen que el agua podría crecer incluso por encima del nivel alcanzado en las inundaciones de octubre de 2012, que causaron daños de más de 1,3 millones de euros.

"En octubre, tuvimos una crecida pero no tan alta, que fue muy molesta y causó muchos daños, pero ahora es mucho más alta", ha explicado el monseñor Nicolas Brouwet, obispo de Tarbes-Lourdes.

Entre las peregrinaciones que han sido suspendidas, estaba prevista la salida a partir de este jueves de la Peregrinación Diocesana, en la que iban a participar más de 1.500 personas entre peregrinos, enfermos, voluntarios, sanitarios y sacerdotes, y que, como es habitual, estaba presidida por el Obispo, Mons José Manuel Lorca, acompañado del emérito Mons. Javier Azagra.

Hay que lamentar dos muertos

En el pequeño pueblo de Saint-Beat (400 habitantes) el río Garonne se convirtió en un gran torrente de aguas pantanosas, que arrastró varios vehículos y el agua ha alcanzado 1,80 metros en las calles.

Hasta el momento, dos personas han muerto como consecuencia de las inundaciones en el suroeste de Francia, ha señalado el ministro francés del Interior, Manuel Valls, en declaraciones al canal de televisión 'BFMTV'.

Valls, que ha confirmado la muerte de una persona de 75 años en Luz-Saint-Saveur, ha lanzado un llamamiento a la población para que sea "muy prudente" y ha expresado su deseo de que se declare zona catastrófica la región de Hautes Pyrénées afectada por las inundaciones.

En la noche precedente se registró el fallecimiento de otra septuagenaria en la localidad de Pierrefitte-Nestalas, cerca de Lourdes.

Los servicios de meteorología esperan que la situación mejore a partir del jueves.

Agencias Terra