Cataluña

publicidad
23 de enero de 2013 • 11:57

El empresario que destapó la trama de Sabadell apuntó directamente a Bustos

 

El intermediario inmobiliario que destapó la supuesta trama de corrupción urbanística con epicentro en el Ayuntamiento de Sabadell, Nicolas Giner, implicó directamente al alcalde de la localidad, Manuel Bustos, en el cobro de comisiones, según recoge el sumario al que ha tenido acceso Europa Press.

En su segunda declaración ante los Mossos d'Esquadra, el 2 de febrero de 2010, aseguró saber "a través de los comentarios" del exconcejal del PP y supuesto cabecilla, Jordi Soriano, que las comisiones en la que él mismo hizo de intermediario relacionadas con obras en Sabadell se repartió entre Bustos; el concejal de Urbanismo, Juan Carlos Sánchez; el de servicios centrales, Joan Manaus, y el propio Soriano.

Los Mossos d'Esquadra y Fiscalía le atribuyen a Bustos al menos nueve delitos por varios casos de tráfico de influencias, malversación de fondos y omisión del deber de perseguir delitos, aunque no se detalla ningún cobro de comisiones.

Bustos aseguró la semana pasada que pidió el 10 de enero volver a declarar ante el juez de Sabadell que investiga el caso en ejercicio de su defensa "y para aclarar cuestiones" sobre las que declaró el 2 de diciembre y sobre las que ha podido recopilar más información y documentación.

Giner confesó en su anterior declaración el 26 de enero de 2010 que él mismo había hecho de intermediario y "recogido una bolsa de plástico con dinero en su interior" de estos empresarios para entregárselo después a Soriano; concretamente dos comisiones de las empresas Galaria y Ánfora por obras hechas en Sabadell.

Es en esa declaración cuando Giner describe a grandes rasgos cómo funcionaba la supuesta trama de Sabadell: para acceder a la contratación las empresas demandantes tendrían que depositar un mínimo de 120.000 euros "que se lo reparten finalmente políticos del PP y PSC involucrados" y, tras acabar la obra, abonarían un 3% del total del coste final.

La policía catalana valoró la "coherencia" de sus explicaciones porque no cayó en ninguna contradicción en sus tres declaraciones; por su participación directa en los hechos sobre la que aportó datos concretos; por la comparecencia voluntaria de la portavoz de ICV, María Carmen García, ante la Fiscalía para informar de la trama de la que tenía constancia por el propio Giner, y por las pruebas documentales que presentó.

Giner aportó documentación relacionada con proyectos municipales supuestamente objeto de soborno, correos electrónicos y mensajes de móvil.

MENSAJES DE TEXTO

En uno de los mensajes recibidos por Giner, el empresario José Ríos, imputado en la trama, le pide que le eche una mano y le diga a la Policía Local que "se pase un par de veces" por una zona residencial frecuentada por dominicanos para echarlos porque supuestamente hacían ruido con sus coches, música y pelotas de baloncesto.

"O saldré yo en los periódicos por que gire a la tienda que me llevaste por una vez y comprare el rifle más grande que tengan y veras con mira telescópica alcanza 200 metros", dice literalmente.

Europa Press