Castilla y León

publicidad
03 de abril de 2013 • 17:36

Los bodegueros calculan que cada español consume 21 litros de vino al año, y auguran una tendencia "a la baja"

 

La Federación Española del Vino (FEV) calcula que el consumo nacional de vino ronda los 10 millones de hectolitros, cifra que dividida entre el conjunto de los habitantes que residen en España arroja que cada individuo consume 20,92 litros por año.

En su informe económico, la FEV apunta que, independientemente de las tendencias de consumo de vino en España por canales, la variación general se prevé "claramente a la baja", aunque recuerda que estimar el consumo per cápita de vino es una empresa "difícil".

Así, la organización, que agrupa a más de 800 bodegas, explica que las cifras de consumo nacional del balance vitivinícola mencionan 9,89 millones de hectolitros en la campaña 2011-2012 obtenidos como resultado del resto de variables del balance.

De esta forma, si se considera que los consumos no auditados pueden elevarse a unos 3 millones de hectolitros y que la cifra del balance es la más próxima a la realidad, la FEV cree que "se debería dar por bueno" el dato de un consumo nacional de vino cercano a los 10 millones de hectolitros.

En su día, el Ministerio que dirige Miguel Arias Cañete habló de unos 16 litros per cápita, referido sólo a las ventas registradas por el panel, que apenas superaban entonces los 7 millones de hectolitros.

Sobre este dato publicado por un organismo oficial, que difiere de sus pronósticos, la Federación considera que se han venido manejando "cifras de consumo totalmente incorrectas", dado que no estaban incluidas la venta y distribución a través de canales que, aunque todavía minoritarios, están subiendo con fuerza.

MODERACIÓN DE PRECIOS EN LOS SUPERMERCADOS

La Federación Española del Vino (FEV) asevera que en España las ventas de productos vinícolas en el canal de la restauración "no levantan cabeza" debido a la crisis económica y de consumo que está afectando "particularmente" a este segmento de negocio.

En su informe económico auguran que, a pesar de que no existen datos disponibles desde marzo de 2011, cuando las ventas sufrían caídas por encima del 10%, la tendencia "ha podido empeorar desde entonces".

De esta forma, la organización remarca que "en muy pocos años", España ha pasado de ser un modelo de país en el que el consumo de vino mayoritario se hacía en bares y restaurantes -superiores hace años al 60% del total- a uno que se acerca a tendencias nórdicas, donde el uso de este producto se hace mayoritariamente en el hogar.

Es más, el consumo de vino en el hogar se mantiene "razonablemente bien para cómo están los tiempos", apunta la memoria. Así, los datos disponibles hasta noviembre de 2012 muestran un ligero crecimiento del 1,9% hasta cuna cifra interanual de 434 millones de litros.

En cualquier caso, éstos se han vendido a precios más ajustados, con una reducción del 3,75 hasta alcanzar una media de 2,38 euros por litro, lo cual conduce la cifra de facturación total a una caída del 1,8%. Se sitúa en 1.033 millones de euros en ventas de vino en el canal de la alimentación.

Un año más, el informe hace hincapié en que las bebidas con vino, como las sangrías o lo tintos de verano, siguen marcando fuertes aumentos del ventas (8,7% en volumen y 15% en valor). En concreto, la subida de precios se marca en un 5,8% de media.

Ese ritmo de crecimiento ha logrado que se comercialicen ya 58 millones de litros de bebidas de vino, aunque a un precio medio todavía muy reducido, de apenas 75 céntimos de euros por litro, lo cual deja la facturación en menos de 44 millones de euros.

Sobre la actividad exportadora, consideran que se ha convertido en los últimos años en un factor que de forma "clara" ha permitido compensar las pérdidas derivadas de las ventas en el mercado interno, el español.

Europa Press