0

En Galicia gana Rajoy y pierde Rubalcaba

21 oct 2012
23h03
actualizado a las 23h04
  • separator
  • comentarios

Durante la campaña electoral mucho se escribió sobre que Feijóo, candidato del Partido Popular, había optado por ocultar a Rajoy para que no le perjudicara. Sin embargo lo primero que hizo fue participar en un desayuno informativo en Madrid y rodearse de varios miembros del Gobierno, incluido Rajoy. El resultado de Galicia iba a ser la prueba de fuego para las políticas del Ejecutivo. Y así lo ha sido.

Mariano Rajoy y Alberto Núñez Feijóo, durante la campaña
Mariano Rajoy y Alberto Núñez Feijóo, durante la campaña
Foto: EFE en español

El Partido Popular ha renovado su mayoría absoluta. Más que eso, la ha ampliado, al pasar de los rasos 38 escaños que tuvo en 2009 a los 41 actuales, igualando a Fraga en 2001 y cerca de los 43 que supusieron el techo electoral popular en 1993

¿Y qué ha pasado entre 2009 y 2012? Lo que Rajoy se encargó de remarcar: que Feijóo fue el primero en poner en marcha "medidas contra la crisis". Traducido: Galicia fue el territorio donde el PP puso a prueba algunas de las medidas que después han puesto en marcha desde la Moncloa. Y hacerlo mejorando tanto el resultado sólo tiene una lectura para el Gobierno: el electorado avala la política económica del Ejecutivo.

¿Pero es eso cierto? Galicia no ha votado nacional, Galicia ha votado gallego . Ha influido lo que Feijóo ha dicho y hecho en estos años, pero también las tres tramas de corrupción que han salpicado a miembros de todos los partidos, así como la división socialista que supuestamente se había enterrado en las primarias entre Rubalcaba y Chacón. Esa guerra apenas ha empezado.

El adelanto electoral lanzado a última hora por Feijóo ha obrado su resultado : cogió al PSOE a contrapié, con unas primarias pendientes de realizar y un candidato que apoyó al actual secretario general socialista sin que el que supuestamente iba a ser su rival interno, el exministro Caamaño, pudiera siquiera llegar a competir con él.

Esa división latente, esa candidatura sin terminar de solidificar , suponen la segunda lectura nacional de la noche: no sólo gana Rajoy, sino también pierde Rubalcaba. La paz que dieron Asturias y Andalucía se ha evaporado en Galicia , y algunas voces críticas, vencidos en la batalla interna de hace un año, ya piden cabezas en la cúpula del partido , o al menos piden debate .

La caída de los socialistas es tan severa, desde los 25 escaños de 2009 hasta los 18 de ahora, que pone en cuestión la hegemonía del PSOE como formación mayoritaria de izquierdas en Galicia. No en vano BNG y la coalición de la escisión nacionalista, IU y Equo suman apenas dos escaños menos que los socialistas.

Precisamente el resurgir nacionalista gallego es otro de los puntos importantes de la noche: el BNG obtuvo 12 escaños en 2009 y ha pasado a los 7 actuales. Sin embargo, esa escisión de la formación empaquetada en la coalición Anova ha capitalizado el descontento de la izquierda: el nuevo partido del histórico y carismático Xoxé Manuel Beiras irrumpe con nueve escaños. El nacionalismo, por tanto, renace sobre el cadáver del Bloque y podría marcar un cambio en el futuro.

Gana Rajoy, pero también gana Feijóo. No sólo porque vaya a repetir como presidente de la Xunta, sino porque su victoria es un gran servicio para un Rajoy que ya le tenía en alta estima. Prudente, joven, moderado en las formas, todo lo que Feijóo es encaja con lo que le gusta al presidente del Gobierno. Y, pasado el tiempo de Camps o Aguirre, emerge como uno de los barones territoriales más poderosos del partido.

El Parlamento gallego pasará, por tanto, a tener cuatro fuerzas políticas . Fuera se quedan UPyD, que apenas ha sumado un 1,5% de los votos pese a la intensa campaña lanzada, el experimento de Mario Conde con SCD , que se ha quedado en un 1,1% de votos, y la otra formación nacionalista que salió de la explosión interna del Bloque, CXG, que apenas ha superado el 1%.

La cuestión es saber ahora dónde terminan las elecciones gallegas. La prensa internacional también habla de una victoria de Rajoy . Igual que no hubo Presupuestos hasta pasadas las elecciones andaluzas, ¿cabe pensar que no ha habido rescate hasta que no hayan pasado las elecciones gallegas? Rajoy, el ganador esta noche, tiene la palabra.

Terra

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad