0

Una de las mujeres más longevas de España cumplió hoy 107 años

16 feb 2013
15h55
  • separator
  • comentarios

La centenaria Josefa Álvarez, la séptima persona de más edad de Galicia y una de las más longevas de España -ocupa el puesto 41-, ha celebrado este mediodía, rodeada de parientes y compañeros, su 107 cumpleaños en el centro de mayores Nuestra Señora del Mundil, en Cartelle.

Esta vitalista anciana, más conocida como la 'abuela de Cartelle', está considerada en el ránking como la segunda persona "más veterana" de la provincia de Ourense, detrás de su vecina de Allariz Francisca Barracel Fernández, con 110 años.

Josefa nació en febrero de 1906 y su espíritu se mantiene tan activo que hoy no solo ha soplado las velas y charlado con los presentes, sino que se ha animado a cantar, una de sus aficiones.

La comunidad gallega, después de Castilla y León, es la segunda autonomía española en centenarios, con más de 1.100 ciudadanos que han superado el siglo de vida, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

A pesar de sus muchas primaveras, Álvarez, una de las incluidas en esta estadística, rebosa energía y buen humor. Así este sábado, en su celebración, llegó a dar algunos pasos de baile al ritmo de la música, supervisó los regalos y degustó con avidez la tarta de cumpleaños confeccionada en su honor.

Al ser felicitada, contestó que cumple 100 años, "más siete", en un intento de restar importancia al significado de superar el siglo de vida.

Sentada en su silla, Josefa no se perdió el más mínimo detalle de todo lo sucedido hoy a su alrededor. De hecho, quiso escuchar atentamente como su familia relataba a Efe algunas de las historias de su vida, así como los "secretos" para una existencia duradera.

"Era una persona muy trabajadora" que "vivió sola" desde la muerte de su padre, ha explicado su sobrino José Álvarez.

Acompañado de su cuñado, Antonio Bugallo, y de otra sobrina, Claudina Álvarez, José Álvarez destacó que su tía siempre "trabajó mucho", principalmente "en la labranza, para poder salir adelante".

"En esos años había mucha miseria". Entre sus principales ocupaciones estaban "hacer la labranza", "tenía vacas, atendía las gallinas, cuidaba a sus padres y vendía periódicos para poder ganar dinero".

Inmersos en plena Guerra Civil, tuvo incluso que vender una finca para poder hacer frente a los pagos de la Seguridad Social, concretó José, que comparte nombre con su tía.

Soltera y sin hijos, Josefa vivió gran parte de su vida sola tras la muerte de su progenitor, y hace "unos quince años" se trasladó a la residencia de Cartelle.

Entre sus virtudes, su sobrino recuerda que se hizo a sí misma y sobrevivió en todo momento con entereza a todas las vicisitudes, a pesar de que "nunca tuvo familia propia ni se casó", pero siempre "fue muy feliz", y hoy en día todavía lo es.

"Era una persona muy trabajadora, muy voluntariosa, dentro de la capacidad y conocimientos que había en esa época" y "alegre", apuntó hoy en declaraciones a Efe su sobrino.

La 'abuela de Cartelle' mantuvo su independencia más allá de los noventa años.

La falta de hijos estuvo compensada para ella por la presencia de sobrinos y varios hermanos. La mayoría de ellos -menos uno- vivieron fuera, en la emigración. Ninguno llegó sin embargo hasta los 100 años y sólo uno de ellos, el que se quedó más próximo, alcanzó los 97.

A sus 107 años, esta centenaria gallega no toma ningún tipo de medicación, come de todo -"carne, verdura, eso sí, después de haber sido triturada"- e incluso camina sin demasiado problema, "con la ayuda de un bastón", detalló su círculo más íntimo.

Entre otras anécdotas, la familia rememoró este fin de semana que Josefa solía "subir las 24 escaleras de su casa de San Tomé" hasta no hace tantos años, "todo un ejemplo de vitalidad, que hace pensar que aún va a vivir muchos años más", remataron.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad