2 eventos en vivo

Cataluña y sus cuatro independencias: doce días sangrientos

20 nov 2012
07h52
actualizado a las 12h39
  • separator
  • comentarios

Cataluña lleva siglos con el debate soberanista de fondo. Con más intensidad o menos según el momento político, ha gozado de grandes cotas de soberanía en el marco de las dos breves repúblicas españolas, así como dentro de la Corona de Aragón. También ha vivido periodos de práctica anulación, como pasó tras los Decretos de Nueva Planta tras la Guerra de Sucesión o con la dictadura franquista.

Proclamación de la Segunda República en Cataluña
Proclamación de la Segunda República en Cataluña
Foto: Wikipedia

Pero, sobre todo, si algo ha vivido Cataluña es su conversión en un Estado independiente hasta en cuatro ocasiones, aunque sumando todas esas proclamaciones apenas se sumen solo doce días de independencia. Y siempre de forma convulsa y con sangre de por medio.

Primera independencia: seis días

La primera vez que Cataluña fue independiente fue en 1641. La declaración de "República catalana" la hizo Pau Claris en medio de lo que se conoce como Corpus de Sangre , unas graves algaradas que comenzaron el 7 de junio de 1640, día del Corpus Christi, cuando centenares de segadores que esperaban a ser contratados en Barcelona se rebelaron y acabaron asesinando al virrey conde de Santa Coloma. El asesinato provocó la huida de todos los trabajadores del reino y la intervención militar. De hecho, el nombre del himno catalán rememora estos días.

Cataluña firmó entonces un acuerdo de carácter militar con Francia para dotarse de protección. El cardenal Richelieu, que urdía una guerra abierta con la corona española, prometió reconocer esa República catalana que se proclamó tras la salida de los funcionarios monárquicos... pero nunca fue así. Entre la proclamación del 17 de enero y el sometimiento a las instituciones francesas que se inició el día 23, Cataluña apenas tuvo seis días de independencia. El precio a pagar fue muy alto: se dividieron sus tierras entre dos contendientes que, pocos años después, iniciarían la Guerra de Sucesión. En represalia por el abandono francés los catalanes, igual que valencianos y baleares, apoyaron al pretendiente de los Austrias a la Corona, el mismo que perdió con la instauración de la monarquía borbónica. Cuando la guerra acabó se abolió todo texto legal que avalara forma alguna de autogobierno o foralidad.

Segunda independencia: dos días

Casi dos siglos después, en el primero de los dos breves lapsos que ha vivido la monarquía en España, Cataluña tuvo su segunda experiencia secesionista. Fue en 1873, con el catalán Estanislao Figueras como presidente de la república . Aquel 5 de marzo un grupo de políticos proclamó de forma unilateral el Estado de Cataluña. En el marco de una Primera República convulsa y con un Figueras que apenas llevaba dos meses en el cargo, se acordó finalmente la supresión de la independencia después de que se aboliera el Ejército en Cataluña y que el propio Figueras presentara su dimisión.

El 8 de marzo se hizo efectivo el acuerdo . La segunda intentona independentista duró dos días, breve como breves eran las cosas durante la primera experiencia republicana española, menos de dos años. Con la salida de Figueras de la presiencia llegó Pi i Margall, otro catalán. De hecho algunos historiadores interpretan esta breve escaramuza independentista como una suerte de 'farol' político que perseguía únicamente un cambio de mandato en la república y la salida de Figueras de la presidencia.

Tercera independencia: tres días

Si la Primera República fue convulsa, la Segunda no lo fue menos. Hasta su origen fue improvisado: el 12 de abril se convocaron unas elecciones en toda España que, sobre ser únicamente municipales, supusieron un tremendo vuelco en la historia del país. La victoria de los partidos republicanos en los diferentes territorios fue tan abrumadora que durante la tarde del 14 de abril Alfonso XIII abdicó y huyó del país. "España se acostó monárquica y despertó republicana" es el mejor resumen de un inverosímil cambio de régimen.

Aprovechando la coyuntura, y con un Francesc Macià al que los independentistas catalanes ya habían encumbrado desde el exilio en un texto constitucional firmado en 1928 , se proclamó la República catalana junto a la española. La cuestión, que generó una honda discusión entre las dos facciones del independentismo catalán , era si integrar dicha república en la "Federación de Repúblicas Ibéricas" o no. Finalmente, y ante la preocupación que suscitó la proclamación de Macià desde el balcón del Ayuntamiento de Barcelona , tres ministros negociaron con él la reinstauración de la Generalitat como órgano de Gobierno a cambio de renunciar a dicha independencia. El Estatuto que se debatió como consecuencia concedía transferencias legislativas a Cataluña, así como la cooficialidad del catalán, pero con una Cataluña integrada en España.

Cuarta independencia: diez horas

Macià falleció en diciembre de 1933 y fue sustituido al frente de la Generalitat por Lluïs Companys, líder del independentismo más radical y hasta entonces president del Parlament. Menos de un año después, y tras enfrentarse a los partidos republicanos españoles conservadores, declaró el Estat Català el 6 de octubre de 1934. A pesar de la defensa de los Mossos d'Esquadra, el Ejército detuvo a Companys y a todo su Gobierno . Se clausuró el Parlament, se retiró a gran número de alcaldes y se suspendió el Estatut. El president fue condenado a 30 años de cárcel, pero fue liberado dos años después, cuando el Frente Popular derrotó a la CEDA y accedió al Gobierno de la república.

Menos de medio año después tuvo lugar el Golpe de Estado que condujo a la Guerra Civil. En Cataluña el Golpe fracasó, pero tras la victoria de los militares Companys huyó a Francia con el lehendakari Aguirre, el primer presidente vasco de la historia. Detenido en Francia y torturado por los franquistas, Companys fue ejecutado el 20 de octubre de 1940 .

Terra

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad