Noticias
 
 

»

 Secar el móvil con arroz no es un mito...

27 de marzo de 2012

Teléfonos móviles Nokia (Foto: EFE)

Teléfonos móviles Nokia (Foto: EFE)

El agua es uno de los peores enemigos de los 'smartphones'. Desgraciadamente, muchos usuarios habrán sufrido sus efectos, que en muchos casos implican el adiós a los terminales. Desde Nokia han querido dar un rayo de esperanza a aquellos que han dado un baño fortuito a sus dispositivos y han publicado una infografía en la que explican cinco pasos que puedan devolver a la vida a un 'smartphone' ahogado. Para los más escépticos, sí, el arroz parece que funciona.

Todos los pasos son más o menos evidentes, pero el primero es el más claro. Si el 'smartphone' se cae en el agua, lo primero es dejar que se escurra todo el líquido. Como si de tender la ropa se tratase, los usuarios deben dejar que la mayor parte de líquido caiga del dispositivo antes de realizar cualquier otro paso. Es fundamental que la mayor cantidad posible de líquido salga para que el proceso tenga mayores posibilidades de éxito.

El segundo paso es extraer tarjetas y batería. Los usuarios deben retirar su tarjeta SIM, las tarjetas de memoria que pueda haber en el dispositivo y, si se puede, extraer la batería. Según Nokia con esto se persigue prevenir un cortocircuito que pueda hacer que el agua sea el menor de los problemas de los usuarios. Además, es posible que estas partes ya no funcionen, aunque habrá que comprobarlo más tarde.

En tercer lugar está el secado del dispositivo propiamente dicho. Con una toalla o paño seco, los usuarios deben frotar el dispositivo para intentar secar el máximo posible de su superficie. En este punto, está expresamente prohibido el uso de papel y de secadores eléctricos. El papel, al contacto con el líquido, podría afectar a partes del dispositivo y los secadores, normalmente de aire caliente, pueden tener un efecto nocivo similar. Por ello, los usuarios deben usar toallas o paños.

El siguiente paso, el cuarto, es el que despeja una de las dudas universales. El mito del arroz parece real. Nokia recomienda meter el terminal, una vez secado con la toalla, en una bolsa llena de arroz. Dicha bolsa se debe colocar sobre un radiador y lo ideal es dejarla allí al menos durante el equivalente a toda una noche.

El objetivo de usar el arroz es conseguir un material absorbente que pueda quedase con la humedad que el terminal tiene en su interior. De esta forma, Nokia confirma que el mito de utilizar arroz es real, y se recomienda su uso en este tipo de situaciones.

El último paso es comprobar que el dispositivo enciende. En este caso, el consejo de Nokia es volver a poner las piezas que se han retirado en el segundo punto y esperar a ver si el dispositivo reacciona. Si hay suerte, el móvil volverá a la vida y el agua habrá sido una anécdota. En caso contrario, Nokia espera que los usuarios hayan realizado una copia de seguridad de sus contenidos.

Terra