Noticias
 
 

»

 ¿Es posible predecir terremotos?

12 de mayo de 2011

Sismógrafo (Agencia: EFE)

Sismógrafo (Agencia: EFE)

¿Es posible determinar cuándo sucederá un terremoto? En Italia, Asia y Nueva Zelanda, las predicciones de terremotos hechas a largo plazo por meteorólogos autodidactas recientemente han provocado inquietud en mucha gente.

El episodio más reciente se trata de una predicción de terremoto realizada sobre la base de los movimientos de la Luna, el Sol y los planetas, y fue realizada por un científico autodidacta que murió en 1979.

El 11 de mayo mucha gente decidió salir de la capital italiana, Roma, por temor a un terremoto que pronosticó Raffaele Bendandi, a pesar de que sus escritos no contenían ninguna ubicación geográfica, ni tampoco un día o un mes.

Entre tanto, en Nueva Zelanda las predicciones sobre un terremoto hechas por un exmago que se especializa en el pronóstico del tiempo para los pescadores también causaron inquietud. Después de que un terremoto de 6,3 grados golpeara a la población de Christchurch en febrero, Ken Ring pronosticó otro sismo que sucedería el 20 de marzo. Así que muchos residentes huyeron de la ciudad.

Controvertido

La predicción de terremotos es algo muy controvertido, indicó Brian Baptie, jefe de sismología del British Geological Survey. Muchos científicos sostienen que es imposible hacerlo debido a la naturaleza cuasi-aleatoria de los terremotos.

"A pesar de los enormes esfuerzos y grandes avances en nuestra comprensión de los terremotos, no hay buenos ejemplos de un terremoto que se haya previsto con éxito en términos de dónde, cuándo y cómo de grande", agregó. Muchos de los métodos aplicados previamente a la predicción de terremotos han sido desacreditados, dijo Baptie, y añadió que las predicciones como la de Roma "tienen poca base y se limitan a causar alarma pública".

Los sismólogos analizan con atención los movimientos de las rocas en torno a las fallas telúricas para evaluar dónde se está acumulando la presión, lo puede servir de aviso de última hora en el sentido literal, señaló el corresponsal de temas científicos de la BBC Jonathan Amos.

"En Japón y en California, hay científicos que buscan señales en las rocas. Es posible obtener una advertencia de hasta 30 segundos antes de que suceda un terremoto, tiempo suficiente para abrir las puertas en una estación de bomberos, para que se pueda salir a auxiliar a la población tan pronto termine el sismo", agregó.

Sin embargo, cualquier predicción a más largo plazo es mucho más difícil. En Japón, todos los ojos están puestos en las fallas que enlazan sus inestables islas. El ministro de Industria y Comercio de Japón, Banri Kaieda, hizo un llamado para que la planta nuclear de Hamaoka -ubicada cerca de una línea de falla al suroeste de Tokio- fuera cerrada, en espera de la construcción de nuevas defensas contra los tsunamis. Los sismólogos han advertido por mucho tiempo que está pendiente un gran terremoto que podría afectar esta región.

Sin embargo, los terremotos pueden durar décadas, si no siglos, en llegar. Y esto hace que sea difícil prepararse para ellos, más allá de tomar precauciones tales como cumplir con las normas de construcción e instar a la población a que tenga suministros de emergencia necesarios en caso de terremoto.

La advertencia de los sapos

A finales de este año, se espera que se lance un satélite encargado de probar la teoría de que existe una relación entre las perturbaciones eléctricas al borde de nuestra atmósfera y los terremotos inminentes que se registran en el suelo.

También están las hipótesis de que los animales podrían ser capaces de sentir terremotos inminentes. El año pasado, la publicación científica Journal of Zoology dio a conocer un estudio sobre una población de sapos que dejó a su colonia de cría tres días antes de que un terremoto de 6,3 grados golpeara a L'Aquila, en Italia, en 2009. Un comportamiento muy inusual.

Pero es difícil estudiar de manera objetiva y cuantificable cómo los animales responden a la actividad sísmica, en parte debido a que los terremotos son escasos y golpean sin previo aviso. Por el momento, sabemos los lugares del mundo donde suceden los terremotos y la frecuencia promedio con que ocurren en esas áreas", aseguró Baptie.

Esto permite a los sismólogos hacer estimaciones estadísticas sobre posibles movimientos de tierra, las cuales pueden ser utilizadas para hacer planes en caso de terremotos y mitigar sus efectos. "Sin embargo, queda aún un largo camino por recorrer en torno a la predicción de terremotos", agregó.

¿Y qué hay de los "profetas" que dicen predecir estos desastres naturales? "En muchos países, como Indonesia y Japón, se registran muchos terremotos con regularidad por lo que las predicciones vagas en estos lugares no requieren de gran habilidad", concluyó Baptie.

Terra