Noticias
 
 

»

 Grupos de laicos y católicos critican el gasto público por la visita del Papa

28 de junio de 2011

Papa (Agencia: EFE)

Papa (Agencia: EFE)

'De mis impuestos, al Papa cero', reza el lema con el que critican la 'desviación de recursos públicos para fines privados' que supondrá garantizar la seguridad, sanidad, limpieza y buen funcionamiento de la ciudad en los cuatro días de agosto en los que previsiblemente habrá casi un millón y medio de jóvenes de todo el mundo en Madrid.

Además, preparan actividades 'intelectuales, lúdicas y de reivindicación' como conciertos, debates y una manifestación que convocarán para el 17 de agosto, un día antes del que llegue el Pontífice a Madrid. 'El Papa no viene en visita de Estado ni en representación de los pocos habitantes de el Vaticano, viene en visita pastoral y privada', ha denunciado el presidente de Europa Laica, Francisco Delgado, en conferencia de prensa para presentar el manifiesto.

El texto está firmado por 44 organizaciones como la Asociación Madrileña de Ateos y Librepensadores, el Colectivo LGTB de Madrid (COGAM), la Izquierda Anticapitalista, el Partido Comunista de España (marxista-leninista) o la Logia Mozart del Gran Oriente de Francia.

Grupos católicos como Cristianos por el Socialismo y Redes Cristianas también se han unido a la iniciativa en protesta por la grandiosidad de la convocatoria, el desproporcionado coste económico que va a tener y el hecho de que 'ni siquiera representa a toda la juventud católica, sólo a los más fundamentalistas', ha señalado el ex sacerdote Evaristo Villar.

Según sus propios cálculos, la visita de Benedicto XVI va a costar unos 100 millones de euros 'por lo menos', ha afirmado Delgado, quien asegura que el Gobierno ha destinado 25 millones de euros, el Ayuntamiento y la Comunidad Autónoma destinarán otros 30 millones, y 25 millones más serán aportados por las grandes empresas.

Los restantes 20 millones de euros es lo que calculan costará mantener la seguridad, limpieza y sanidad, además de los que supone la cesión de espacios y locales públicos para actos relacionados con la visita del Papa.

Los firmantes del manifiesto están manteniendo 'contactos informales' con los integrantes del movimiento 15-M de jóvenes indignados por considerar que 'compartimos muchos objetivos, el primero de los cuales el de la separación Iglesia-Estado', ha subrayado Delgado.

Terra