Noticias
 
 

»

 La cantante Annie Lennox reivindica los derechos humanos de los afectados por el sida

20 de julio de 2010


Acompañada por grupos y activistas de la lucha contra esta enfermedad participantes en la Conferencia Internacional SIDA 2010 que se celebra en Viena, la embajadora de Onusida hizo un llamamiento a participar en la marcha que tendrá lugar hoy en esta capital y que ella misma clausurará con un concierto.

La manifestación forma parte de la campaña 'Derechos humanos VIH/SIDA: ahora más que nunca', que está respaldada por cerca de mil organizaciones sociales.

Lennox recalcó que 'aunque no todos somos Bill Gates, podemos apoyar a los afectados por el sida con dinero, recursos, trabajo y experiencia' y, sobre todo, 'respondiendo apasionadamente' a las necesidades de este colectivo.

Según la cantante, esta enfermedad, que afecta a 33 millones de personas en todo el mundo, es 'un asunto de derechos humanos y no sólo de salud pública'.

Se refirió especialmente a la discriminación que sufren las poblaciones vulnerables, entre ellos mujeres, niños, trabajadores del sexo, homosexuales y adictos a las drogas.

'Después de tres décadas de epidemia, sabemos que el VIH está siendo alimentado por la injusticia y la desigualdad social', sentenció, para agregar que el problema es especialmente dramático en Sudáfrica.

La cantante británica señaló que el mayor impacto del sida ha recaído siempre sobre los más pobres de la sociedad, que no pueden ser olvidados por los Gobiernos ante la actual crisis económica.

Y exigió una especial protección para las mujeres que sufren en mayor medida esta enfermedad y sus consecuencias, porque son víctimas de abusos sexuales, se las discrimina en el matrimonio y carecen de recursos.

Tras reconocer que conferencias como la de Viena son necesarias para que continúe la lucha, Lennox insistió en que se debe pasar de 'las palabras a los hechos' porque reducir ahora las ayudas puede tener unos efectos 'devastadores'.

Michel Kazatchkine, director del Fondo Mundial contra el sida, ha afirmado que 'hoy más que nunca' se necesita una 'llamada nueva, fuerte y unida sobre los derechos humanos' para que continúen los programas de tratamiento y prevención del sida.

Por otra parte, la directora del programa de salud de la Open Society Foundation, Françoise Girard, insistió en que es necesario forzar a los países a progresar en la expansión de la prevención del VIH, algo que pasa por mejorar los tratamientos de los afectados evitando así nuevos contagios.

Austria, el país que alberga este foro, ha hecho sólo una donación de un millón de euros al Fondo Mundial desde 2002, según Kurt Krickler, secretario general de HOSI -Homosexuelle Initiative-, quien pidió que este país junto con el resto de donantes incrementen o al menos mantengan sus aportaciones económicas a esa organización.

Terra