Noticias
 
 

»

 Stereophonics busca "el lado bueno de las cosas" en "Keep calm and carry on"

22 de enero de 2010


'El título del disco está sacado de un póster propagandístico de la II Guerra Mundial, y creíamos que reflejaba bastante bien el clima actual que viven muchos países, bastante turbio', explica el batería Javier Weyler, en una entrevista con Efe, al hablar de un álbum cuyo objetivo es 'animar a la gente para que siga adelante'.

El percusionista argentino afirma que este nuevo trabajo discográfico no se caracteriza por un estado de ánimo negativo, ya que 'incluso las canciones más oscuras tiene ciertos aspectos que invitan al optimismo'.

Integrado en Stereophonics desde 2004, Weyler considera que las letras de la formación británica son 'más personales que reivindicativas', pero sin obviar 'una cierta conexión social'. 'Se podría decir que nuestras historias tratan temas universales, como el amor, el odio o la decepción', resume Weyler.

Esas son las inquietudes que Stereophonics ha recogido en 'Keep calm and carry on' (Universal), un disco 'muy melódico' en el que las guitarras han perdido protagonismo. 'Queríamos una mayor influencia de la parte melódica de la voz, por un lado, y de la parte rítmica de las percusiones y la batería por otro', detalla Javier Weyler.

Para afrontar esa nueva apuesta musical, Stereophonics se puso en contacto con Jim Abbis, productor de grupos como Arctic Monkeys o Kasabian. 'Necesitábamos a alguien distinto que nos ayudara a seguir evolucionando, que nos aportara una nueva dinámica de trabajo, y los discos que había hecho Jim nos gustaban mucho', plantea Weyler.

El batería expone que Abbis destaca por hacer 'un mayor énfasis en la parte rítmica', insistencia que en el disco se refleja a través de doce canciones 'con voces más desnudas y más comprimidas', 'guitarras mejor administradas' y 'un montón de espacio para percusiones'.

Como si se trataran de dos discos diferentes e independientes, la primera parte de 'Keep calm and carry on' se compone de piezas rockeras, pegadizas y contundentes, mientras que la segunda está consagrada a las melodías de espíritu pop.

Aunque le cuesta decantarse por alguna de las composiciones, Weyler admite que siente una especial predilección por 'She's allright' y 'Trouble'. 'La primera es una interesante mezcla de rock y música electrónica, y la segunda es divertidísima para tocar en directo', detalla.

'Beerbottle', 'Uppercut' o 'Stuck in a rut' integran el repertorio de un álbum que también incluye 'Wonder', un ejercicio de rock luminoso que a punto estuvo de quedarse en el tintero. 'El disco estaba terminado, pero hicimos una 'demo' porque Abbis se empeñó. Nos gustó tanto que decidimos incluirla', recuerda Weyler.

La industria discográfica tampoco disfruta de vientos favorables, pero, tal y como sugiere el nuevo disco de Stereophonics, Weyler trata de aferrarse a los aspectos positivos. 'Es cierto que cada vez se venden menos discos, pero también hay un resurgir increíble del directo y nosotros, al menos, tocamos más que nunca', proclama.

Apreciados por sus espectaculares actuaciones sobre el escenario, Stereophonics está a punto de comenzar la gira de promoción de 'Keep calm and carry on', que podría aterrizar en España durante el próximo verano. 'Más que conciertos, nos gustaría hacer festivales', apunta Weyler, que estaría 'encantado' de repetir en el Rock in Rio.

Por otro lado, Javier Weyler también prepara el segundo álbum de Capitán Melao, un proyecto paralelo a Stereophonics y en cuya primera edición colaboraron artistas como Phil Manzanera o Natalia Lafourcade. 'Hace poco grabé un disco con Glenn Matlock, y a lo mejor le digo que se anime para el segundo', desliza.

Terra