Noticias
 
 

»

 Aprueban una ley boliviana que otorga derechos a la Tierra y la declara "sagrada"

8 de diciembre de 2010


Fuentes oficiales anunciaron que el presidente Evo Morales desea presentar esta semana en Cancún, en la cumbre del cambio climático, esa ley que 'reconoce los derechos de la Madre Tierra, así como las obligaciones y deberes' del Estado y la sociedad para garantizar esos derechos.

El texto aprobado, que mezcla conceptos religiosos andinos, panteísmo, animismo y ecologismo en una redacción plagada de faltas sintácticas, añade que 'la Madre Tierra es considerada sagrada, desde las cosmovisiones de las naciones y pueblos indígena originario campesinos'.

Según la senadora opositora Centa Rek, obedece a 'la imagen que se le está construyendo a Morales como líder de extracción indígena, connaturalizado con las políticas ambientalistas y deseoso de trasuntar un cambio de visión no solo en el territorio nacional sino también en el ámbito internacional'.

La Madre Tierra -'pachamama' en quechua- es 'el sistema viviente dinámico conformado por la comunidad indivisible de todos los sistemas de vida y los seres vivos, interrelacionados, interdependientes y complementarios, que comparten un destino común', sostiene la norma.

'La Madre Tierra adopta el carácter de sujeto colectivo de interés público. La Madre Tierra y todos sus componentes incluyendo las comunidades humanas son titulares de todos los derechos inherentes reconocidos en esta Ley', añade el texto aprobado por las mayorías oficialistas del Senado y la Cámara.

Bolivia -su Gobierno- se atribuye el derecho a representar al planeta y 'demandar en el ámbito internacional el reconocimiento de la deuda ambiental a través de financiamiento y transferencia de tecnologías limpias, efectivas y compatibles con los derechos de la Madre Tierra, además de otros mecanismos'.

'No pueden ser mercantilizados los sistemas de vida, ni los procesos que sustentan, ni formar parte del patrimonio privado de nadie', ordena la nueva norma.

Otro artículo anota que 'las actividades humanas, en el marco de la pluralidad y la diversidad, deben lograr equilibrios dinámicos con los ciclos y procesos inherentes a la Madre Tierra'.

También dicta que la sociedad debe garantizar 'las condiciones necesarias para que los diversos sistemas de vida de la Madre Tierra puedan absorber daños, adaptarse a las perturbaciones, y regenerarse sin alterar significativamente sus características de estructura y funcionalidad, reconociendo que los sistemas de vida tienen límites en su capacidad de regenerarse'.

'El Estado y cualquier persona individual o colectiva respetan, protegen y garantizan los derechos de la Madre Tierra para el Vivir Bien de las generaciones actuales y las futuras', agrega.

La ley enumera que la Madre Tierra tiene derecho a la vida, a la diversidad, al agua, al aire limpio, al equilibrio, a la restauración y a vivir libre de contaminación.

Además, 'se crea la Defensoría de la Madre Tierra, cuya misión es velar por la vigencia, promoción, difusión y cumplimiento de los derechos de la Madre Tierra, establecidos en la presente Ley'.

La senadora Rek ironizó que la norma, más que 'un canto a la bandera', es 'un canto de sirenas'.

Agregó que es 'muy lírico' calificar a la tierra 'no sólo como una madre, sino como un ser vivo que tendría, por ende y en sí misma, sus propios derechos principios y objeto'.

'En psicología se llama animismo a la etapa en que un niño alrededor de los tres años le otorga características de vida a objetos inanimados', dijo la parlamentaria opositora.

Antonio Martínez

Terra