Noticias
 
 

»

 El caos amenaza la distribución de alimentos para los 600.000 sin techo

17 de enero de 2010

Muchos puntos de concentración de damnificados llevan cinco días sin recibir ni un gramo de ayuda alimentaria, como es el caso de los miles de refugiados de Peguyville, que cinco días después del terremoto solo han visto llegar un camión con agua potable.

En toda la capital comienzan a proliferar hoy pancartas y letreros junto a los innumerables campos de refugiados con mensajes simples como 'SOS' o 'Help' escritos en varios idiomas, a veces acompañados de frases como 'Necesitamos de todo'.

En los comercios del centro ciudad, los saqueos continúan casi con impunidad: grupos de muchachos se cuelan en comercios cerrados o almacenes y arrojan desde el tejado todo tipo de mercancías a los miles de personas que los reciben abajo.

Los militares de la ONU pasan por delante sin intervenir, mientras que la policía haitiana dispara al aire sin éxito, según pudo comprobar Efe.

Muchos damnificados se quejan de que no han recibido ninguna ayuda, pese a que el aeropuerto de Puerto Príncipe soporta verdaderos atascos de aviones con cargamentos de ayuda humanitaria como víveres y medicinas, principalmente.

Los helicópteros surcan el cielo de Puerto Príncipe constantemente, y los damnificados los miran con ansiedad por si traen ayuda para ellos, pues han oído que en algunas ocasiones, los americanos sueltan paquetes de comida desde el cielo.

'Hay que comprender, la coordinación se ha ido al suelo, lo mismo que nuestros edificios del Programa Mundial de Alimentos (PMA) y de la propia Misión de la ONU para la Estabilización de Haití (Minustah)', comenta Alejandro López-Chicheri, jefe de comunicaciones del PMA para América Latina.

Sin embargo, los damnificados no comprenden: 'Sólo sé que en tres días he comido un plato de arroz que tuvo a bien darme una vecina', comenta Bobien Ebristout, que ocupa una barraca levantada con cuatro lonas en una colina polvorienta de Peguyville donde el olor a excrementos lo invade todo.

En la tarde del domingo, un convoy del PMA hizo su aparición en Peguyville con un cargamento de galletas proteínicas, y la distribución de galletas estuvo a punto de degenerar en un tumulto ante el caos provocado por el hambre y la desesperación.

Por esa razón, nunca se anuncian con antelación los puntos de distribución de alimentos: 'Nunca anunciamos el lugar donde vamos a repartir la comida para evitar tumultos', señaló a Efe el capitán Marco León Peña, del contingente boliviano de la Minustah, que estos días se encarga de repartir agua y comida.

Contrariamente a lo sucedido en Peguyville, el capitán Peña está al frente de un destacamento de ochenta hombres para una operación de suministro de agua potable en el céntrico Campo de Marte: de los ochenta, diez se encargan de la distribución en sí misma, mientras que los otros setenta bolivianos garantizan la seguridad y ordenan las filas de los peticionarios.

López-Chicheri lo define así: 'Para nosotros, una distribución exitosa de alimentos o agua es aquella en la que nadie sufre daños'.

La obsesión de la ONU por la seguridad de su personal también ralentiza las operaciones de ayuda: por ejemplo, el convoy que hoy llevaba la ayuda a Peguyville fue interrumpido y devuelto a la base ante rumores de un tiroteo en el punto por donde debían transitar, hasta que se demostró que era falso y pudieron salir de nuevo.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que hoy llegó a Puerto Príncipe para evaluar la situación, ha reconocido la lentitud con que se desarrollan las operaciones de ayuda en este país ante la catástrofe histórica que supuso el terremoto de 7 grados en la escala de Richter, que según el ministro del Interior ha causado cerca de 100.000 muertos.

Terra