Noticias
 
 

»

 Crean un recubrimiento para catéteres y stents que interactúa con las células

7 de abril de 2008


El recubrimiento se liga con una amplia gama de materiales incluidos vidrio, acero inoxidable, teflón y silicona, se parece más a una pintura que a una capa de material, y es capaz de preservar la forma precisa del instrumento que recubre.
La superficie exterior del recubrimiento puede hacerse para que atraiga o repela ciertas moléculas tales como plaquetas o proteínas.
'Estas son ventajas fundamentales en nuestro sistema cuando hacemos la comparación con otros recubrimientos ya en uso', indicó Joerg Lahann, profesor asistente de ingeniería química de la cátedra Dow Corning.
'Entendimos que los instrumentos biomédicos han de ser bioactivos. Es necesario que haya marcadores biológicos que puedan mitigar activamente la respuesta del cuerpo al implante', agregó.
Lahann dijo que 'para tal fin es necesario traer biomoléculas en un subestrato de la superficie e inmovilizarlas de forma estable. Puede pensarse en estas biomoléculas como pequeñas anclas. Dependiendo de qué se elija como anclas puede producirse cierta respuesta'.
Los stents que mantienen abiertas las arterias de los pacientes con problemas cardiacos no siempre repelen las plaquetas de manera muy eficaz, lo cual en el peor de los casos puede llevar a un coágulo sanguíneo.
Los catéteres -tubos que drenan fluidos del cuerpo- se usan temporalmente después de la cirugía. Los médicos no quieren que las proteínas se liguen al catéter o el tubo, en cierto modo, empieza a crecer dentro del cuerpo. Este nuevo recubrimiento puede ayudar a impedir que las proteínas se liguen al catéter, dijo Lahann.
Estas aplicaciones requieren que el recubrimiento no sea adhesivo para proteínas o células. Con diferentes biomoléculas dispersas en el recubrimiento éste puede actuar como un sensor que atrae a ciertas moléculas para que se liguen a él.
Los ingenieros crean este recubrimiento, básicamente, calentando sus componentes en un horno y luego dejan que los vapores se enfríen en el subestrato, que es el material del cual se hará el instrumento biomédico, según explicó la Universidad de Michigan.
Este recubrimiento tiene, a menudo, un espesor de decenas de nanómetros. Un nanómetro es una millonésima de metro.

Terra