Noticias
 
 

»

 La plaga del escarabajo extendida por Mallorca ha obligado a cortar 120 palmeras

31 de enero de 2008

Según han informado a EFE la Conselleria de Agricultura, este coleóptero (rhynchophorus ferrugineus) de origen malayo se detectó en el suroeste peninsular en 1995 y ha ocasionado graves daños en algunos de los mayores palmerales españoles dada la dificultad que presenta su exterminio.
El primer caso en Mallorca se registró en octubre de 2006 en Sa Ràpita (Campos) y después se hallaron más palmeras infestadas en diversas zonas de Santanyí, Felanitx y Pollensa, mientras que ya a finales del año pasado se confirmó la extensión de la plaga a la Playa de Palma y Alaró.
También a finales de 2007, los servicios de Sanidad Vegetal de la Conselleria de Agricultura, responsables de combatir la expansión del dañino insecto, encontraron palmeras afectadas en el aeropuerto de Ibiza.
El escarabajo picudo rojo coloniza las palmeras acabadas de podar o enfermas, donde se crían sus larvas hasta alcanzar el estado adulto y forma colonias de hasta 300 ejemplares que atacan diferentes especies de palmeras, aunque la mayoría de los daños en España los sufre la palmera canaria y, en mucha menor medida, la datilera.
El coleóptero muerde las hojas tiernas y taladra el centro del tronco, lo que en primer lugar ocasiona la caída de hojas interiores de la corona de la palmera y finalmente destruye el árbol.
A principios del año pasado el Govern estableció una regulación específica, que prohíbe el movimiento de palmeras con síntomas y restringe la circulación comercial a aquellos ejemplares que cuenten con una certificación fitosanitaria.
En diez kilómetros a la redonda de los focos de la plaga está vetado el comercio y el movimiento de cualquier palmera y es obligatorio que todos los árboles de esa familia que se encuentren en un radio de un kilómetro reciban el correspondiente tratamiento fitosanitario.
Una vez tratadas, las palmeras infestadas son incineradas para garantizar la destrucción total de la colonia de escarabajos picudos rojos y evitar su expansión a otros árboles, lo cual no ha evitado hasta el momento el avance de la plaga.

Terra